Alcanzando la Felicidad Reviewed by Momizat on . Hay un concepto bastante general de que la felicidad es un estado a veces inalcanzable.  Otras veces se la ve muy alejada de la realidad existencial de cada uno Hay un concepto bastante general de que la felicidad es un estado a veces inalcanzable.  Otras veces se la ve muy alejada de la realidad existencial de cada uno Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » Alcanzando la Felicidad

Alcanzando la Felicidad

alcanzandofelicidadHay un concepto bastante general de que la felicidad es un estado a veces inalcanzable.  Otras veces se la ve muy alejada de la realidad existencial de cada uno.  Se cree así que ésta es un estado permanente y sin cambios, en el cual quien la siente está inmerso en ese estado de bienestar y plenitud en forma extendida en el tiempo y para siempre.

Cuando se tiene ese concepto acerca de lo que es la felicidad, ésta pasa a ser un estado al que siempre se aspira, pero que desde el vamos ya se lo considera inalcanzable y sólo producto de la imaginación de algunos, de los sueños, de las aspiraciones,  pero éstas se tornan inalcanzables en forma indefinida en el transcurrir de la vida, de modo que se pasa a creer que ésta ya no formará parte de nuestras vidas y está sólo destinada a aquellos que por alguna razón que desconocemos se han hecho acreedores a tal vivencia de esa tan ansiada felicidad.

En realidad la felicidad no es un concepto abstracto, sino un modo o forma de ser que alcanza cualquier persona que aprende a lograr en su vida plenitud, bienestar, tranquilidad, confianza, amor así, respeto por sí y por los demás, a vivir en armonía y luego esa persona aprende a vivenciar la felicidad del modo que es, una sensación que cubre todos los planos en su vida, tanto el físico, como el mental. psíquico y el emocional-espiritual.

Cuando la persona ha trabajado sobre sí en cada uno de los aspectos de su vida, es una persona centrada y armónica vivencia la felicidad en cada uno de los momentos que vive, y que su existencia tiene en cuanto a la maravilla que significa el vivenciarla y el darse cuenta de ello. Estamos de  acuerdo en esto, la felicidad forma parte de una sensación, no de un concepto abstracto, sino del modo en que la persona percibe por sí los distintos momentos que experimenta en su vida, tanto en la vida de relación, como así también la vida en soledad.

Cuando la persona aprende a estar en contacto con todo lo que vivencia, con lo que experimenta, con lo que percibe, con lo que siente, aprende a tener una sensación a través de sus sentidos, de sus emociones, de cada situación en forma concreta, aprende de ésta manera a percibir el mundo, ese mundo que le rodea tanto en forma real y concreta, y también como puede ser la que percibe con alguno o varios de sus sentidos a la vez como puede ser el ver una película, el leer un libro, el escuchar una melodía, etc.

Es decir la felicidad es un estado que la persona aprende a percibir y a disfrutar de un modo pleno, que le lleva a vivenciar éste de un modo que puede traducir con palabras que nos remiten a disfrute, a plenitud, a paz, a armonía, a bienestar, a alegría, a confianza, a tranquilidad, etc.

Éste estado de felicidad en muchas ocasiones dura sólo un instante, pero ese instante es tan supremo e intenso que no hace falta más, hasta que se vuelve a presentar otro igual de significativo.

Ahora bien es importante para cada persona aprender a desarrollar la posibilidad de lograr ese estado, ese modo de conexión con lo que le rodea y con ese mundo del que forma parte de un modo armónico y equilibrado.  Para obtener esto, para lograr éste modo es necesario en muchas ocasiones trabajar sobre distintos aspectos y formas de ser de la persona, y de su particular manera de ser y de apreciar las distintas circunstancias y hechos por los que atraviesa en su vida, en forma diaria, en forma cotidiana.

Por eso es importante decir aquí que muchas de las vivencias que atravesamos en la vida tienen relación con esa particular manera de ser que nos caracteriza.  En muchas ocasiones cada persona tiene la sensación que si ante un hecho o circunstancia concreta hubiera reaccionado de un modo diferente, calmo, sosegado, sin duda otra hubiera sido la resultante de tal interacción con ese otro/a con quien ha resultado motivo de esa reacción no lógica o positiva, o calma una situación negativa o al menos reprochable o avergonzante.

Es decir formamos parte de un mundo y ese mundo reacciona ante nuestros modos y formas siempre que hay una interacción, si nuestra acción o muestra es una sonrisa, es lo más probable que quien está frente a nosotros responda sonriendo, si nuestra forma de actuar es un grito, o una agresión, o un insulto; lo más probable es que nos respondan de la misma manera o peor aún a lo que nosotros hemos hecho.

No me estoy yendo del tema, no, sino que ponía un ejemplo para hacer más fácil la idea que les quiero transmitir, y es que la felicidad la hacemos nosotros y esto es porque si estamos en cuanto a modos, formas, temperamento, carácter, logrando un modo de interrelación pacífico y encantador, quienes responden a ese modo de ser al interactuar con nosotros lo harán de ese modo, de esa manera pacífica y amorosa de ser.

Con la felicidad pasa lo mismo, si aprendemos a ser pacíficos, alegres, a vivir en plenitud, a ser pacientes, amorosos, cálidos, afectuosos, bondadosos, a dar y a recibir afecto, a vivir con alegría: estaremos viviendo nuestra existencia en felicidad, porque habremos aprendido a extasiarnos de todo aquello que es bueno, sano, placentero, afectuoso, tranquilo, alegre, sosegado, etc.etc.

No estoy tratando aquí de decir ingenuamente que las personas todas pueden lograr éste estado de plenitud, paz, felicidad y alegría si realmente se sienten que su ansiedad,  enojo,  tristeza, ira, soledad, depresión,  desasosiego, mal carácter, etc.etc. les domina en su vida de modo negativo y les desequilibra toda relación que quieren  y desean vivir en armonía; lo que quiero decir es que si una persona trabaja sobre ese temperamento irascible, mal carácter, estado de tristeza o depresión, dificultad de sentir y/o expresar las emociones, etc. puede lograr modificar esos modos y formas de ser  y de conectarse con sus vivencias y emociones de modo negativo y así alcanzar un estado de plenitud y de bienestar que le permitirá vivir y disfrutar de la felicidad y en cada ocasión que ésta se presente saber apreciarla y disfrutarla, de modo de incidir en cada momento posible éstos estados de felicidad sean cada vez más frecuentes, disfrutando plenamente de la vivencia de éstos, porque habrán aprendido a experimentarlos, vivenciarlos, disfrutarlos y con su modo y forma nueva de ser a provocar su aparición.

Lic.Cristina Heinzmann
Psicóloga-Terapeuta
Centro Psicológico Compartir
Psicoterapia en Línea
www.centrocompartir.org

Scroll to top
aluscreativos.com.ar