Cuando la Falta del Deseo Sexual se Instala Reviewed by Momizat on . Para qué es importante la vivencia sexual en forma plena y cómo es que sin un deseo sexual óptimo es imposible vivirla con plenitud y felicidad? El vivir la sex Para qué es importante la vivencia sexual en forma plena y cómo es que sin un deseo sexual óptimo es imposible vivirla con plenitud y felicidad? El vivir la sex Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » Cuando la Falta del Deseo Sexual se Instala

Cuando la Falta del Deseo Sexual se Instala

deseo-sexual-articuloPara qué es importante la vivencia sexual en forma plena y cómo es que sin un deseo sexual óptimo es imposible vivirla con plenitud y felicidad?

El vivir la sexualidad de manera plena es importante para la vida, para la existencia de cualquier ser humano, tanto hombre como mujer, ello contribuye a vivir la vida de un modo diferente, de un modo armónico, de un modo equilibrado.

La falta del deseo sexual, en algún grado, o en forma total (al menos la persona la percibe así a esa falta) es producto de muchos factores que inciden tales como el estrés, crisis existenciales, crisis de pareja, depresión, trastornos de ansiedad, pérdidas tanto afectivas como económicas, inestabilidad o pérdida del trabajo, etc.etc.etc.
Es decir las causas pueden ser muchas, de lo que nos vamos a ocupar aquí es de la importancia de vivir una sexualidad plena, y para ello el deseo sexual, la vivencia de ese deseo es fundamental para una vida en plenitud.

En éste Artículo nos vamos a Ocupar de mostrar cómo la buena vivencia sexual, trae la felicidad a la persona, y a su pareja, mostrando cómo recuperar ese deseo sexual y porqué es bueno lograrlo

Cuando la Falta del Deseo Sexual se Instala, es producto de una Disfunción Sexual, es un Trastorno Sexual:
Somos los humanos seres sexuados, y una forma en que éste ser sexuados se manifiesta es a través del deseo, del deseo sexual específicamente.

Cuando la persona ya sea hombre o mujer deja de sentir deseo sexual, deja de interactuar sexualmente con su pareja, deja de vivenciar o experimentar esas fantasías sexuales que hacen de vehículo entre el deseo y el goce, y logran que se produzca el clímax que termina en el orgasmo.

De modo que cuando sientes que no sientes deseos, valga la redundancia, cuando sientes que “no tienes ganas” y esto no es esporádico, o producto de una jornada ajetreada o una serie de días en que has estado con tu mayor y máxima energía en tal o cual situación, actividad, problemas o conflictos y que éstos te han alterado en todo en tu vida;  sino que ésta falta de deseo se ha instalado en tu vida y hace ya muchos días, y tal vez semanas y hasta meses que el deseo sexual ha menguado, y notas que “ya no está”, es porque padeces de una disfunción sexual, de un trastorno que se llama “Falta de Deseo Sexual”, que se ha instalado en tu vida y que si no haces algo para modificar ésta situación, seguirá para transformarse en un trastorno crónico que te impedirá el vivir tu sexualidad plena, tal como es la constitución desde lo emocional, psíquico y físico para lo que estamos constituidos, que es para experimentar nuestra sexualidad, nuestra vivencia sexual, y nuestro goce y disfrute sexual para lo que el DESEO es el motor.

De modo que si el deseo no está, habrás de buscarle la solución porque si por naturaleza la sexualidad está en ti y ha venido contigo para que la vivas, y la disfrutes, si no lo haces de algún modo y por “alguna parte” ese deseo que “se fue” que no está…. se manifestará y no del mejor modo, sino mediante una enfermedad, que puede ser física, psíquica, emocional y generalmente con una sintomatología conversiva que es muy difícil de tratar;  POR  lo que lo positivo y recomendable SIEMPRE es que a la FALTA DE DESEO, quien la padece “tome el toro por los cuernos” y con la ayuda del especialista modifique la patología y vuelva a vivir su sexualidad o empiece a vivirla del mejor y pleno modo, porque así se transformará su vida y podrá vivirla en plenitud, ya que la sexualidad cuando es vivida en forma plena, le brinda a la persona un equilibrio psico.emocional.físico.mental.anímico.social que le permite vivir en completud cada situación, rol, o tarea que desarrolle en su vida.

La falta de deseo se instaló, ¿cómo me doy cuenta?
Se caracteriza la falta o ausencia del deseo, como una inhibición o falta de deseo de actividad sexual, por la inhibición o falta de fantasías sexuales que son las que posibilitan el aumento del deseo y son el vehículo para que éste deseo precisamente aumente y lleve a la persona a vivenciar el acto sexual en plenitud, y también la falta de deseo se muestra como un vivo rechazo al vínculo o acto sexual “aversión al sexo”.

También por la falta de deseo la persona merma o deja de tener experiencias masturbatorias, porque ha perdido el interés en la gratificación sexual, y aunque tenga un compañero, una compañera para la experiencia, no desea participar en ella y muchas veces cuando lo hace, es porque quiere vivamente dar placer a su pareja, pero no muestra ningún interés o gratificación en ese acto sexual.
Si bien la falta de deseo sexual se da en ambos sexos, es más común en las mujeres que en los hombres.

Sufro de ésta disfunción sexual, la falta de deseo, ¿qué la ha causado?
Las causas pueden ser muchas y variadas y a veces son más de una las que juntamente logran que se produzca ésta disfunción, y en ellas llevan la delantera las causas psicológicas, tales como las nombradas previamente como depresión, fobias, y otras como historia de abuso sexual en la infancia, violación, incesto, también tiene mucha incidencia una estricta educación moral y religiosa, el no hablar del sexo “porque es malo” esto es común en las mujeres, pero también en los hombres en los cuales la moral ha incidido en su educación toda vez que asocia una plena sexualidad (con la mujer mala o ligera) en cambio su mujer, su esposa es asociada con lo puro, con la naturaleza de dar vida a sus hijos, etc.

A veces también tiene que ver el no tener una definición sexual, o vivenciar una inseguridad en su identificación sexual, tanto para el hombre como para la mujer va esto, aunque en mi experiencia clínica más lo he visto a éste puntual modo en los jóvenes más que en las mujeres.

En la mujer es común que luego del parto, o de un parto particularmente traumático y doloroso queda como secuela la falta de deseo, que ésta asocia con una cuestión que tiene que ver con lo físico, generalmente.
Las dificultades en la pareja, la infidelidad, la violencia, las desavenencias, influyen totalmente en la falta de deseo sexual en la mujer.
La falta de una correcta preparación para el acto sexual de parte del compañero, y la frustración reiterada hace que la mujer no sienta luego deseo, no se prepare para el goce. La medicación a veces incide en la ausencia del deseo. Las dificultades económicas.  Los cambios. Cuando se produce la falta de amor en alguno de los miembros hacia el otro. Las expectativas frustradas dentro de la misma pareja. El temor al embarazo. Los trastornos alimentarios, las adicciones, etc. La vergüenza de mostrar su cuerpo.

En fin, muchas son las causas que pueden producir ésta falta de deseo sexual, pero lo realmente importante aquí es que es absolutamente imprescindible que si padeces de ésta disfunción, debieras buscar ayuda para así lograr vivir tu sexualidad plenamente, para vivir tu vida plenamente.

La sexualidad forma parte de la persona desde que ésta nace, y sin embargo para vivirla plenamente debe liberarse de todos aquellas ataduras que le impiden vivirla así!
Cuando dos personas se unen para el intercambio, la interrelación sexual, es sumamente importante que ambas se liberen de las inhibiciones, las ataduras, las dificultades que inciden a la hora de vivir plenamente ese momento, que debiera ser siempre de  disfrute y goce mutuo y pleno, pero no siempre es así, y forma parte de ésta falta de confianza y de una buena comunicación sexual la que luego se muestra como causante de esa falta de deseo, de esa disfunción sexual llamada así, en la cual lo psíquico es determinante, y si bien van a influir en esa falta de deseo factores físicos como dolencias, efectos inhibidores de medicamentos, drogas, psicoestimulantes, etc., siempre éstas influencias y afectaciones serán en forma puntual y relacionadas a cierto momento de la vida de la persona, pero cuando la disfunción se instaló como falta de deseo sexual, son las psicológicas y emocionales las causas fundamentalmente condicionantes.

Aunque la excepción puede ser la diabetes, el alcohol, las drogas, y otras enfermedades orgánicas.

Como experimenta la persona con falta de deseo sexual el acto sexual o coito?
Cuando se trata de la vivencia del acto sexual, la persona la rechaza o la vive con esfuerzo, sin ganas, como una forma de obligación, cede ante el deseo de su pareja, no disfruta el momento y lo vive con insatisfacción, frustración, pena, angustia, rechazo, que si no es modificada ésta vivencia, es decir si no se revierte la disfunción trae mucho sufrimiento a su vida, esto considerando desde el punto de vista de quien tiene pareja.

Porque quien no tiene su pareja estable al vivenciar la falta de deseo, lo toma como algo natural y no se ocupa de modificarlo, sino hasta que comprueba que ésta carencia de vida sexual es un problema, una dificultad que se ha extendido a otros planos de su vida y que lo mejor es buscar ayuda para resolver la situación, para vencer la falta de deseo sexual, porque el vivir la sexualidad sin expresión, es decir sin la presencia del deseo que es el factor determinante que le va a impulsar a buscar su pareja, a establecer el vinculo, que luego le permitirá experimentar su vida en plenitud, porque quien no vive su sexualidad de modo pleno, quien no experimenta el contacto sexual, se inhibe de vivir su vida en plenitud, y ésta carencia de vida sexual, se muestra en su carácter, en su modo de mostrarse al mundo, en su modo de restar vitalidad a todo lo que realiza en su vida, es decir esa energía sexual vivida, le permite vivir en contacto con todo aquello que en su vida tiene importancia y valor, pero lo hace desde un funcionar equilibrado, positivo, armónico y pleno.

Sufro de Deseo Sexual Inhibido, o Disfunción Sexual, cómo puedo hacer para revertirlo?
Es importante que la persona sepa que cuando se ha instalado una disfunción, será necesaria la ayuda profesional para así lograr vencerla.  Siempre es esto así porque como no hubo la posibilidad para la persona de evitar la falta de deseo, tampoco le será posible en forma simple y sin ayuda revertir la disfunción una vez instalada.

Con la ayuda profesional la persona comienza a conectarse nuevamente con sus más profundos contactos consigo mismo y con las vivencias del deseo desde la formación del mismo, y mediante la técnica psicoterapéutica apropiada vuelve a experimentar esas vivencias de su deseo, sin las inhibiciones, u obstáculos que han incidido para la instalación de la ausencia del mismo.

Es necesario el conocimiento del funcionar psíquico que el profesional aporta, como así también del funcionar del cuerpo en contacto con ese profundo deseo del experienciar sexual que lleva a la persona a experimentar una vivencia que debiera ser totalmente simple y sin dificultad de vivirla, de experimentarla, pero para quien padece de alguna de las disfunciones sexuales, no lo es, todo lo contrario su vivencia sexual se parece más a un calvario que a una expresión sublime y plena de felicidad.

Una vez que la persona con ésta ayuda profesional logra revertir la disfunción, vencerla, puede vivir sus experiencias sexuales con naturalidad, con crecimiento, con felicidad, que también incidirá totalmente en el buen y esperado crecimiento de su persona y también de su pareja.

Lic. Cristina Heinzmann
Psicóloga – Psicoterapeuta – Hipnólogo Clínico
DIRECTORA Centro Psicológico Compartir
CREADORA MétodoHeinzmann de HIPNOSIS Terapéutica (clínica)

Scroll to top
aluscreativos.com.ar