Developmental Psychology Reviewed by Momizat on . ¿Las chicas que se quejan de sus problemas corren mas riesgo de desarrollar ansiedad y depresion? Un investigador en la Universidad de Missouri-Columbia llego a ¿Las chicas que se quejan de sus problemas corren mas riesgo de desarrollar ansiedad y depresion? Un investigador en la Universidad de Missouri-Columbia llego a Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » Developmental Psychology

Developmental Psychology

chicashablando¿Las chicas que se quejan de sus problemas corren mas riesgo de desarrollar ansiedad y depresion?

Un investigador en la Universidad de Missouri-Columbia llego a la conclusion que las chicas que hablan muy frecuentemente de sus problemas con amigos tienen mas probabilidad de llegar a ser más ansiosas y depresivas.

La investigación fue realizada por Amanda Rose, profesora adjunto de ciencias psicológicas en el Colegio de Artes y Ciencias.
El estudio, que tuvo una duración de seis-meses, incluyó chicos y chicas y examinó los efectos de la co-meditación – hablando excesivamente con amigos acerca de los problemas que les concierne

Rose descubrió que la co-meditación se da mas en las chicas que los chicos, especialmente durante la adolescencia, y que chicas que co-meditaron el la mayoría del en la caída del año escolar fueron muy probable más en ser deprimido y ansioso por la primavera.

“Cuándo la chicas co-meditan, ellos gastan un gran porcentaje de su tiempo en tratar los problemas que les concierne lo que probablemente les hace sentir triste y con un grado de desesperación mayor con los problemas que ocupan un lugar de preferencia en sus mentes.

Esos son los síntomas de la depresión,” Rose dijo. “En términos de la ansiedad, la co-meditación probablemente les produce sentimientos de mayor preocupación hacia sus problemas, tambien en relación a sus consecuencias.

La co-meditación puede llevar también a la depresión y a la ansiedad porque les requiere mas tiempo, tiempo que podría ser utilizado actividades más positivas que les podrían ayudar a distraerse de sus problemas en su juventud.

Esto es especialmente verdad en los problemas que chicas no pueden controlar, tal como complacer lo que un chico en particular quiere, o si son invitadas a una fiesta donde asisten los jovenes mas populares.”

El estudio involucró a 813 estudiantes de los terceros, quintos, séptimos y novenos grado. Los participantes contestaron cuestionarios que valoraron la co-meditación, la depresión, la ansiedad y la calidad de su mejor amigo en un mal momento y de su año escolar durante la primavera.

Irónicamente, aunque la co-meditación fue relacionada con un incremento de la depresión y la ansiedad, Rose encontró que la co-meditación se asocia con una mejora positiva de la amistad, inclusive en los sentimientos entre amigos.

Los chicos que co-meditaron tambien desarrollaron mejores amistades durante el año escolar pero el desarrolló de sintomas de depresión y ansiedad fue menor con el tiempo.

“Durante años, hemos alentado a que los chicos encontraran amigos a quienes puedan contar sus problemas, y con quienes puedan dar o recibir apoyo social” dijo Rose.

“En general, hablar de sus problemas y conseguir apoyo social resulta saludable. Lo que intriga de las conclusiones de esta tesis es que la co-meditación probablemente representa demasiado bueno.

Algunos chicos, especialmente las chicas, estan hablando continuamente de sus problemas. Cuándo eso sucede, el equilibrio es afectado, y hablar de los problemas con amigos puede llegar a ser emocionalmente poco sano.”

Rose dijo que adolescentes deben ser alentados a hablar acerca de sus problemas, pero sólo con moderación y sin co-meditar.

“Deben desarrollar otras otras actividades, como el deporte, que los puede ayudar a quitar sus mentes los problemas, especialmente aquellos que ellos no pueden controlar.” dijo.

El estudio, “las Asociaciones Futuras de la Co-Meditación Con la Amistad y el Ajuste Emocional: Acerca de los Canjes de Socioemotional de la Co-Meditación, será publicado en el asunto de julio de la Psicología del Desarrollo

El contacto: Bryan C. Daniels, la Universidad de 573-882-9144 de danielsbc@missouri.edu de Missouri-Columbia

Desde Compartir, un comentario:
Es importante tener en cuenta varias cuestiones como comentario a esta investigación, y una y creo yo la más importante es que se comprueba y mediante un seguimiento científico que cuando las personas cuentan sus problemas, y lo hacen en forma continua, por un tiempo considerable teniendo consecuentemente durante ese tiempo la presencia en sí mismo, y en su estado de ánimo de esa dificultad, ya sea emotiva, amorosa, familiar, relacionada con sus no logros, expectativas, etc. es decir cualquier problemática que lleve a la persona a sentirse mal, desbordada, triste, angustiada, apenada, y superada por esa dificultad, siempre es bueno que se abra al mundo, y esto es mejor que guardar para sí la preocupación, y por ende si decide contarlo siempre es recomendable que lo haga con una persona de su máxima confianza, ya sea en la índole de sus afectos, de sus pares, de su amistad.

Cuando como dice la investigación, esto lo lleva a cabo un adolescente, ya sea hombre o mujer, la direccionalidad que va a tener su comentario, el hablar de sus presentes males o motivos que lo/a llevan a sentirse mal, lógicamente va a ser una persona más posiblemente de su propio sexo, y al estar en la etapa escolar también quienes son sus amigos son compañeros de formación entonces será éste quien reciba la consecuente y natural expresión de confianza manifestada con el relato de lo que le ocurre.

Al contar algo que le está pasando y que le provoca un malestar de la índole que sea en lo emotivo, y que le produce por supuesto pena, ansiedad, etc. es de esperar que si no va más allá de una conversación y queda ahí, y luego tanto quien está aquejada de su problemática, como quien recibe la transmisión del mismo, siguen compartiendo otras actividades como pueden ser las deportivas, o de estudio, participan en fiestas, es decir salen de ese mundo en que sólo está presente el problema que se ha manifestado y aqueja a uno o a varios del grupo de pares, es posible que no se establezca como una depresión o ansiedad luego, pero si ya sea quien cuenta y quien escucha siguen imbuidos del problema, y sólo hay atención para éste en sus vidas, teniéndolo presente en todo momento, no sólo que no va a resultar positivo para la resolución del mismo, sino que se produce no sólo en quien vivencia la problemática sino en quien la escucha y por ende también la vivencia en forma empática, una situación que lleva a esas dos personas o al grupo en sí a vivenciar un estado de ánimo consecuente con la emoción de la tristeza, el desánimo, la desatención de las tareas obligatorias (estudio, casa, etc.), y también el incremento de la ansiedad. Si esto se prolonga un tiempo significativo, sí va a favorecer el nacimiento de una depresión.

De todos modos hay que tener claro que siempre es mejor hablar, confiar, y la relación social entre pares en la adolescencia, permite al joven abrirse al mundo, crecer, madurar, ver distintos modelos de vivencia y familiares que no le permite el permanecer aislado, todo lo anterior es bueno y saludable; lo que no es saludable es que dentro del grupo de pares, sólo haya lugar para el encuentro y la interrelación en cuanto a identificarse con problemas y por ende abandonar o no realizar tareas que son absolutamente imprescindibles para la salud psíquica como el deporte, y también las actividades recreativas.

Es importante también considerar que tanto respecto a la depresión como a la ansiedad hay que tener en cuenta que así como hay en la población en general el “mito de que “no tiene cura” o también está lo de que quienes la padecen son personas “débiles” esto redunda precisamente en contra de hacer una prevención a la adquisición de la enfermedad como sería lo que postula la conclusión a éste estudio, en el sentido de que si la persona solo atiende a su problema y lo comparte de modo de que sólo ese sea el sino de conversaciones y encuentros, ahí está el riesgo de que aparezcan síntomas depresivos. Por supuesto que para que ésta aparezca como una enfermedad se tienen que dar otros factores como personalidad, entorno social, etc. que están presentes y tienen incidencia también en este momento de la vida.

El Dr. Fernando Cañas, Jefe del Departamento de Psiquiatría del Hospital R. Lafora de Madrid, al hablar de la depresión y de la incidencia de un cada vez mayor porcentaje de enfermos que padecen de depresión y de la gravedad de la misma en cuanto a un número de muertes producto de complicaciones de enfermedades que se ven agravadas por la depresión, generalmente no diagnosticada y que en cifras cada vez más alarmantes afecta a la población española, y atribuye ésta situación a que “que los enfermos “no acuden” a la consultapor considerar la depresión ¿”como algo normal” o bien debido a “la estigmatización constante” de la sociedad al respecto de las enfermedades mentales. Como así también hace hincapié en la existencia de que ¿”hay muchos mitos¿” alrededor de la depresión, como “que no tiene cura” o que la persona padece esa enfermedad por “debilidad” o por “no tener capacidad para afrontar situaciones adversas”.

Por lo tanto nunca es lo suficientemente bueno hacer hincapié en la prevención, en la asistencia al médico cuando se detectan tanto niños como jóvenes que muestran síntomas de tristeza, y ésta se prolonga por semanas y mucho más meses, como es común que ocurra cuando se instala la depresión, porque hay que tener presente que una consulta nunca está de más, si la asistencia al médico descarta toda patología es bueno, si sirve para que se detecte la enfermedad cuando recién comienza, mucho mejor pues así se evita la cronicidad de la misma.

Lic. CRISTINA HEINZMANN
Psicóloga Clínica – Hipnólogo Clínico
Centro Psicológico Compartir
Terapia Psicológica en Línea
T.Gestalt-T.Cognitivo.Conductual-T. Hipnosis

Scroll to top
aluscreativos.com.ar