El Amor Maternal, una Joya Forjada entre la Biología y la Psique. Reviewed by Momizat on . El tema de ésta edición de julio va dedicado al amor sublime, ya que en los pasados días llegaron emotivos correos, de lectoras y lectores narrando historias de El tema de ésta edición de julio va dedicado al amor sublime, ya que en los pasados días llegaron emotivos correos, de lectoras y lectores narrando historias de Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » El Amor Maternal, una Joya Forjada entre la Biología y la Psique.

El Amor Maternal, una Joya Forjada entre la Biología y la Psique.

madre carinosaEl tema de ésta edición de julio va dedicado al amor sublime, ya que en los pasados días llegaron emotivos correos, de lectoras y lectores narrando historias de vida en función del amor sublime y materno.

Fiel a mi compromiso de elegir por temas, sea pues ahora el de éste específico tipo de amor, gracias por sus comentarios y correos, que son siempre bienvenidos y nos nutren para ser cercanos de acuerdo a sus necesidades.

El amor materno, es realmente una joya forjada por la biología, la psique y el espíritu, veamos como y porque afirmo lo anterior.

Es un hecho que las hormonas, son una parte fundamental en el comportamiento humano y en el tema materno infantil, la situación es notable, pues las funciones emocionales, son guiadas por medio de la oxitocina, conocida como la “hormona del amor” de la que ahondaremos en algún otro momento, que por ahora sea suficiente con señalar que gracias a ella, las madres “nacemos también a la maternidad emocional” no solo nace el bebé sino también nace la mamá.

Esta parte biológica da el ánimo de ternura infinita y la capacidad de darse en completa estancia al nuevo ser, pese al malestar físico y aún el cansancio que el mismo parto cause en sí.

La psique, comienza una maravillosa rutina, de adaptación ante las horas de desvelo y cambios en la vida interna y externa de la nueva madre, que gracias al cúmulo de emociones que emanan de su condición protectora y amamantadora (dar vida y mantenerla) ese vínculo rotundo e inquebrantable que se forja en ese período, ninguna madre debería perdérselo, pues no solo provee de nutrientes únicos con la leche materna, sino de una cercanía emocional , necesaria y fundamental en la relación madre- hijo (a).

El espíritu, forma una alianza de amor y ternura, más allá de los límites tradicionales, con los demás seres que conforman el universo individual. La madre al concebir a su criatura durante la formación, alberga también el ánima de la misma, siendo en ese período un solo cuerpo que contiene a ambas almas, quedando así una puerta de unión y comunicación, que solo se tiene con los hijos. (Cordón de plata materno).

De ahí que sepamos de historias por demás conmovedoras y que pueden describir perfectamente este tipo materno de amor sublime.

“Emma, tiene a su hijo en un momento critico de salud, madre soltera y que padece un cáncer pulmonar, el anuncio del embarazo, la sorprende y la anima de tal manera, que de ser pesimista y poco comprometida con sus tratamientos y su terapia, se torna todo lo contrario y cambia hábitos y fundamenta su autocuidado solemnemente por una razón: desea conocer a su hijito y desea cuidarlo ella misma.

Contra los consejos médicos, de no llevar a término su embarazo, el nacimiento de su hijo, la ha llenado de una real y nueva razón para vivir y su enfermedad parece haber remitido, de manera incomprensible para la ciencia.

Según narra en su correo , lo cuál le agradecemos por compartir , nos dice que tiene los estudios que avalan que hoy por hoy, ella no tiene cáncer y es una mujer felizmente realizada como madre, “ yo si que nací nuevamente, al dar a luz, “.finaliza.

No hay mejor amiga, para mí, que me dé sus consejos con tanto amor y realmente solo porque me ama, sin esperar nada a cambio, que mi madre.”
Mary Paz Cerdeño. Maestra de primaria en Cancún, México

“Yo supe valorar a mi mamá, cuando yo misma lo fui”
Eva Katz. Enfermera. Playa del Carmen.

“Creo que de amor sublime, la madre Teresa de Calcuta, mi madre y mi perro Ollie, quién dio su vida por defenderme de un asalto”
Ing. Matías Domínguez. Cancún, México

TIPOLOGÍA DEL AMOR SUBLIME:
Amor filial, entre padres e hijos (por extensión entre ancestros y descendientes). Hermanos y aún amigos muy cercanos, que se eduquen juntos y desarrollen afinidades de crianza.

Amor Maternal, es el que provee de cuidados y mimos, mas allá del bienestar propio está el del hijo (a), en pensamiento, obra y espiritual, este amor no se modifica con el tiempo ni con la circunstancia. La biología, la psique y el espíritu, dejan su impronta, lo que le da a este tipo específico su calidad de único e irrepetible, en cada ser humano.

Amor sublime, presencia de gran ternura y compromiso absoluto por el bienestar del ser amado y necesitado, por enfermedad, vejez, la incapacidad por fuerzas externas a la voluntad, éste amor puede ser materno, filial, romántico, es simplemente amor sublime, no privativo de los humanos (éste ha podido también observarse en Delfines, caballos, perros.) Puede darse entre las parejas en las que uno tiene una afección física o emocional.

Hasta la próxima.

Dyana Meyer-Psicoterapeuta Gestalt
Colaboradora de Centro psicológico Compartir.
dyannameyers77@yahoo.com
Cancún (Mexico).

Scroll to top
aluscreativos.com.ar