El Desarrollo de la Inteligencia para Piaget Reviewed by Momizat on . Piaget estudia el origen de la inteligencia, y fundamentalmente el desarrollo de la inteligencia en los niños. Para dicho autor, no hay inteligencia desde el or Piaget estudia el origen de la inteligencia, y fundamentalmente el desarrollo de la inteligencia en los niños. Para dicho autor, no hay inteligencia desde el or Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » El Desarrollo de la Inteligencia para Piaget

El Desarrollo de la Inteligencia para Piaget

ninos-jugandoPiaget estudia el origen de la inteligencia, y fundamentalmente el desarrollo de la inteligencia en los niños. Para dicho autor, no hay inteligencia desde el origen (nacimiento), sino que el sujeto interactúa con el mundo construyendo su inteligencia mediante acciones.

Para Piaget la inteligencia, es una estructura que opera gracias a una sucesión de adaptaciones. Y la adaptación es el equilibrio que el organismo mantiene entre dos mecanismos indisolubles (la asimilación y la acomodación). Es decir que la inteligencia es un proceso de asimilación y acomodación.

  • La asimilación: Trata de la modificación funcional de los objetos para incorporarlos a la estructura del sujeto. (Cuando incorporamos un objeto para conocerlo, siempre lo estamos poniendo en una relación).
  • La acomodación: Es la transformación de las propias estructuras del sujeto para adecuarlas a las características del objeto.

( Asimilación y acomodación, son conocidas como invariantes funcionales )

Piaget divide al desarrollo de la inteligencia en distintos periodos:

(Dichos períodos no pueden saltearse aunque las edades de aparición de los mismos son aproximadas).

  • Período Sensoriomotriz: (del nacimiento a los 2 años).

Aquí tenemos distintos momentos:

Ejercicios reflejos: (de 0 a 1 mes).
Las primeras conductas del niño son los reflejos. Aquí aparecen, el reflejo de succión, el Babinsky, el de Moro, etc. Si tomamos el caso del reflejo de succión (base del amamantamiento), veremos que le permite la adaptación al mundo exterior. Su ejercicio le posibilitará acomodar más tarde sus labios a otros objetos que están cerca de él (dedos, chupete, etc).

Reacciones circulares primarias: (de 1 a 4 meses).
Aquí surgen los primeros hábitos senso-motores.

La ocasional succión del pulgar, por ejemplo, será placentera y lo llevará entonces a la repetición. El niño repite esquemas que a él le producen placer. Es él con él mismo, con su propio cuerpo. Es una etapa propioceptiva, porque el niño aún no puede salir de sí mismo, no puede salir al mundo que lo rodea.

Reacciones circulares secundarias: (de 4 a 8 meses).
En lugar de ser una etapa propioceptiva, pasa a ser heteroceptiva. Aquí la repetición de la conducta se lleva a cabo sobre el medio externo, por ello es secundaria. La conducta se inicia por casualidad. Por ejemplo: el bebé tira de un cordón y esto hace sonar una campanilla, o mueve un sonajero y se escucha ruido. Este ruido le resulta placentero y entonces repite esa misma acción. Tiende a la repetición de los movimientos anteriores (en busca de los ruidos que le provocan placer), Aquí sale del placer con sí mismo y pasa a buscar el placer en el exterior. En este estadio no hay búsqueda de objetos desaparecidos (si se cubre con un trapo el objeto que el niño desea, será como si ese objeto hubiera desaparecido para él).

Coordinación de esquemas secundarios: (de 8 a 12 meses).
Aquí comenzamos a hablar de inteligencia. Empieza a explorar todo cuanto está a su alcance. Se logra la permanencia de objeto. Si se cubre el objeto que el niño quiere alcanzar, puede descubrirlo para tomarlo.

Aparece una cierta noción de causalidad.

Reacción circular terciaria: (de 1 a 1 ½ año).
El chico logra mayor precisión para alcanzar lo que quiere. Hay selección de lo que él quiere agarrar y mayor precisión. El niño descubre medios nuevos y abandona aquellos medios que le resultaron ineficaces para el logro de un fin determinado. Se da una variación sistemática de la conducta (he aquí la acomodación titubeante). Si coloco algo sobre una toalla, puede tirar de la toalla para acercarlo.

Interiorización de los esquemas: (de 1 ½ a 2 años).
La conducta de adaptación es rápida y se aplica de forma inmediata a la solución del problema. El descubrimiento que hace de la situación sin tanteo, significa el comienzo de la representación intelectual. El niño comienza a encontrar e inventar nuevos medios, pero no únicamente por tanteos exteriores son también por la posibilidad de la combinación mental interiorizada. Puede usar un palo para alcanzar algo. Aparece la conducta de cordel (tirar de algo, como de un cochecito mediante un hilo).

  • Periodo de Operaciones concretas: (de 2 hasta 11 o 12 años)

Este periodo lo subdividimos en dos:

Preoperacional: (de 2 a 7 años).
Aparece el lenguaje, evoluciona la actividad simbólica (ha surgido la capacidad de representar algo por medio de otra cosa, como un dibujo). Empieza a armar las primeras oraciones simples. Aparece el animismo (se le asigna vida a los objetos), el artificialismo.

De operaciones concretas: (de 7 a 11 años).
A los 7 años aparece la noción de conservación de sustancia (si se toman dos bolillas de plastilina iguales y se aplasta una, el niño ya puede decir que ambas siguen teniendo la misma cantidad. Antes hubiera dicho que la aplanada tenía más). Podemos hablar ya de seriación (ordenar de mayor a menor), de clasificación (se comprende que la parte es más pequeña que el todo).

El niño puede hacer cálculos matemáticos.

Al llegar a los 11 años nace la posibilidad de una lógica proposicional y de realizar operaciones sobre operaciones.

  • Pensamiento formal: (de los 11 o 12 hasta los 13 o 14 años).

Hace operaciones matemáticas complejas. Llegan al concepto de potenciación, raíz cuadrada. Llegan a proposiciones lógicas, a la formulación de hipótesis.

Aquí el niño es capaz de deducir y razonar, capaz de una lógica y de un razonamiento hipotético deductivo.

Lic. Daniel A. Fernández – PSICÓLOGO
danielfernandez@flashmail.com

Scroll to top
aluscreativos.com.ar