Fascinación por el Fuego, Un Trastorno Llamado Piromanía Reviewed by Momizat on . Quien sufre de éste trastorno, también sufre de la imposibilidad por sí de impedirse el realizar un incendio, o fuego. Se dice por ello que el pirómano o la pir Quien sufre de éste trastorno, también sufre de la imposibilidad por sí de impedirse el realizar un incendio, o fuego. Se dice por ello que el pirómano o la pir Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » Fascinación por el Fuego, Un Trastorno Llamado Piromanía

Fascinación por el Fuego, Un Trastorno Llamado Piromanía

piromaia4Quien sufre de éste trastorno, también sufre de la imposibilidad por sí de impedirse el realizar un incendio, o fuego.

Se dice por ello que el pirómano o la pirómana sufren de un trastorno que se llama de “CONTROL DE LOS IMPULSOS”.

Esto es así porque antecede al incendio como hecho consumado la fuerte e imperiosa necesidad, tención, fuerza interior que le lleva “irremediablemente” a producir ese fuego, este incendio.

No necesariamente debe sentir el deseo de dañar, como en otros casos en que el odio, o la necesidad de destruir a quien se toma o se considera como “enemigo” le conduce a hacer fuego y a incendiar las propiedades o bienes de éste otro a quien con odio, ira o resentimiento se quiere dañar.

Quien sufre de PIROMANÌA es con la “fascinación” por el fuego con lo que se relaciona su actuación, su acción.
Es un trastorno psicológico, por cierto es psicopatológico ya que la persona tiene un malestarpsíquico, no lo puede controlar, y sin tratamiento psicoterapéutico adecuado tampoco va a dejar de realizar o actuar.

No todos los incendios intencionales son producidos por pirómanos, sí muchos de ellos. A veces éstos tales como el incendio de bosques por ejemplo, si bien sorprende a muchos cuando la investigación llega a demostrar que es alguien que sufre de piromanía quien realizó el acto; suelen ser éstos incendios en muchas ocasiones divertimentos de jóvenes, o de adultos que si bien es cierto tampoco pueden ser librados del diagnóstico de padecer al menos un trastorno de conducta o psicopático, no son necesariamente pirómanos.

Quien sufre de piromanía, al igual que el ludópata, o el cleptómano son personas que tienen un trastorno psíquico, que éste no puede ser reprimido, y esa intensa tensión que el trastorno les lleva a sentir, sólo puede ser “superada” cuando realiza aquello que su tensión: intensión fuerte e interna le manda.

Logrado esto, cuando el o la pirómana ha realizado el fuego, sienten una gran satisfacción, también “orgullo” por su obra y tanto que no es difícil que luego de un incendio se le pueda “detener” en las cercanías ya que esa fascinación por el fuego y por su “obra” le lleva a observar, a vanagloriarse de su acción, a alegrarse de ello y a no alejarse del lugar, y en algunos casos a autoincriminarse como modo de que los demás le vean como el hacedor de tal hecho que le enorgullece.

Por esto es común que también se encuentren entre las filas de quienes deben ocuparse de apagarlo, personas que acuden al incendio en forma espontánea y voluntaria a hacerlo, siendo éstos los que previamente han encendido ese fuego, y como un modo más de la posibilidad de observarlo sin ser descubiertos.

He leído también en algunos artículos publicados en medios periodísticos que no existe la cura para éste trastorno; yo digo que no es así, todo lo contrario, si se trata a quien padece de piromanía con el tratamiento adecuado, si ésta persona desea la cura, si tiene predisposición a ello sí existe.

Debe querer recibir ese tratamiento, querer curarse, querer vivir una vida sin el deseo e impulso de realizar ese acto que no sólo es dañino para la sociedad, sino también para sí, ya que no pocos casos de pirómanos son luego personas que están bajo arresto y en cárceles purgando la pena del hecho ilícito que cometió al dañar bienes y propiedades de personas o del estado público.

Lic. Cristina Heinzmann
Psicóloga – Psicoterapeuta – Hipnólogo Clínico
DIRECTORA Centro Psicológico Compartir

Scroll to top
aluscreativos.com.ar