Fibromialgia, Aprendiendo a Convivir con Ella. Reviewed by Momizat on . Imaginemos por unos momentos un día de aquellos en que nos levantamos por la mañana cansados. No hemos podido dormir profundamente, el sueño no ha sido reparado Imaginemos por unos momentos un día de aquellos en que nos levantamos por la mañana cansados. No hemos podido dormir profundamente, el sueño no ha sido reparado Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » Fibromialgia, Aprendiendo a Convivir con Ella.

Fibromialgia, Aprendiendo a Convivir con Ella.

fibromialgia

Imaginemos por unos momentos un día de aquellos en que nos levantamos por la mañana cansados. No hemos podido dormir profundamente, el sueño no ha sido reparador, nos sentimos muy fatigados y nos hace daño todo el cuerpo al realizar las actividades más cotidianas.

Funcionamos con poca energía y nos notamos más irritables y ansiosos de lo normal, incluso nos cuesta concentrarnos o mantener la atención en el trabajo, convirtiendo así en agotador lo que sería un día de aquellos más normal.

Para la mayoría de nosotros este puede ser un hecho aislado, un día de entre muchos otros en qué nos levantamos en plena forma; para una persona afectada de Fibromialgia (FM) lo que hemos descrito se puede convertir en su pan de cada día, llegando al punto de celebrar el día que se levanta por la mañana encontrándose mínimamente bien.

Ahora que nos hemos puesto por un instante en su piel, es fácil comprender como los pensamientos, los sentimientos y las emociones de las personas con FM giran en torno a su estado físico. Como dice el aforismo latino de Juvenal “Mens sana in corpore sano”, somos cuerpo y mente en permanente interacción. Si la mente no se encuentra del todo bien, esto se puede reflejar en el cuerpo, pero evidentemente si nuestro cuerpo no está en su nivel óptimo de salud, nuestro estado psicológico se resentirá.

La Fibromialgia es una enfermedad crónica, que desgraciadamente todavía no tiene cura. Sus síntomas, a veces incapacitantes, pueden provocar en la persona que los sufre un impacto emocional al quedar afectada su vida familiar, laboral y/o social. Este impacto se puede manifestar en lo que denominamos trastornos adaptativos, es decir una aparición de síntomas emocionales y comportamentales, así como una sensación de malestar en respuesta a un estresante cómo es la propia enfermedad. Es frecuente la sintomatología ansioso-depresiva, que comporta a menudo un deterioro significativo de la actividad social y/o laboral.

Es por este motivo que la intervención psicológica no se puede descuidar en el abordaje integral de esta enfermedad. El papel del psicólogo es importante con tal de contribuir a:

  • Acompañar en el proceso de aceptación de la FM
  • Aprender a convivir con los síntomas
  • Apoyar emocionalmente a lo largo del proceso de la enfermedad
  • Aumentar la autoestima
  • Gestionar el estrés
  • Reconocer y controlar la ansiedad
  • Afrontar los síntomas depresivos
  • Favorecer cambios de comportamiento y crear hábitos más saludables
  • Modificar creencias y distorsiones del pensamiento
  • Producir respuestas más adaptativas

El paciente debe aprender a cuidarse, a conocer sus limitaciones y capacidades, modificar sus rutinas diarias y evitar cualquier sobreesfuerzo que como resultado dé un incremento del dolor. La información de la enfermedad al paciente y a los miembros de su familia ayudara a favorecer el apoyo familiar, tanto a nivel emocional como de ayuda en las diferentes tareas.

Una buena estrategia es unir la intervención psicológica y la informativa-educacional en los denominados Grupos de Ayuda Terapéutica (GAT); sesiones orientadas a los afectados de FM, donde se tratan varios temas relacionados con la enfermedad (introducción a la FM, dolor, fatiga y alteraciones del sueño, trastornos cognitivos, ansiedad, depresión, aceptación de la enfermedad y de los cambios, estrategias por combatir pensamientos distorsionados, actividades de la vida diaria, ejercicio físico, etc.) así como otros temas que interesen a los participantes.

Con los GAT de FM, además de aumentar la comprensión sobre la enfermedad, se pretende romper con el aislamiento y tener la ocasión de intercambiar impresiones, recursos propios y experiencias con personas que se encuentran en una situación similar.

Conocida la causa de la Fibromialgia, el tratamiento podrá ser mucho más efectivo. Mientras se realizan multitud de investigaciones en esta línea, el apoyo psicológico, combinado con otros tratamientos, es un importante trabajo a realizar para la mejora del bienestar y la calidad de vida de estos pacientes.

Amanda Lopez Soler
Lic. en Psicología
Actualmente psicóloga de la Asociación AVAN
amandalopezsoler@centrocompartir.com

Scroll to top
aluscreativos.com.ar