Fobia Especìfica, Terapia Congnitivo Conductual de Exposicion Reviewed by Momizat on . La Fobia Especìfica es el miedo extremo a un objeto o situación determinada, es una sensación intensa que causa una gran intensidad de angustia y tambièn puede La Fobia Especìfica es el miedo extremo a un objeto o situación determinada, es una sensación intensa que causa una gran intensidad de angustia y tambièn puede Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » Fobia Especìfica, Terapia Congnitivo Conductual de Exposicion

Fobia Especìfica, Terapia Congnitivo Conductual de Exposicion

fobiaconductualLa Fobia Especìfica es el miedo extremo a un objeto o situación determinada, es una sensación intensa que causa una gran intensidad de angustia y tambièn puede producir que la persona sufra el deterioro en su funcionar.

Tipos:

1.- Tipo Animal: miedo a perros, gatos, aves, insectos, arañas, ratones, serpientes.

2.- Tipo Ambiental: miedo a las alturas, tormentas, a estar cerca del agua

3.- Tipo sangre-inyecciones-daño (todo lo relacionado con ver sangre, sacarse sangre, ser pinchado con aguja, ver procedimientos mèdicos en tv.

4 .- Tipo situacional: miedo a conducir, a volar, a los elevadores, a los lugares cerrados.

5.- Otro tipo miedo a otras situaciones especìficas como miedo a los globos, miedo a vomitar.

Para hacer un diagnòstico preciso y certero de fobia especìfica, es requisito que èste miedo no sea producido por otro trastorno como por ej.: si la persona tiene miedo a conducir, pero hay un contexto màs general que lo produce que es un trastorno de pànico con agorafobia.

En cuanto a cifras, se considera que màs del 10 % de la población padece de alguna fobia especìfica.
En cuanto a la edad en que se inicia, va a variar del tipo de fobia especìfica de que se trate. Por ejemplo las fobias animales es comùn que aparezcan en los primeros años del niño. En cambio las fobias a los lugares cerrados, es comùn que se produzcan en la adolescencia o los primeros años del adulto. Otras veces la aparición de èste tipo de fobias està relacionada con hecho traumático (ataque de un perro). Pero tambièn es comùn que concientemente la persona no recuerde cuando o còmo comenzò su fobia.

Si bien se considera que tanto los psicofármacos como ansiolìticos y antidepresivos pueden ayudar a las personas que padecen de fobia de èste tipo, y debido a que la ansiedad generada les produce situaciones muy angustiosas, el tratamiento farmacológico no es lo habitual ni lo òptimo para curar èste cuadro, sino la terapia psicológica.

Tratamiento Psicológico:

Terapia Psicologica
Cuando se presenta a la consulta alguien que padece de Fobia Especìfica yo aplico en mi modalidad de trabajo Terapia de Exposición en vivo que lleva a la reducción del temor y a dicha exposición siempre la acompaño con ejercicios de tensión muscular

(muy útil para las fobias a la sangre e inyecciones, ya que no se asocia èste ejercicio con los desmayos tan comunes en èstos pacientes cuando son expuestos al estìmulo: agujas, sangre).

Algunos detalles del modo en que aplico èstas técnicas terapéuticas con mis pacientes:
En una serie de sesiones que por lo general van de 6 a 8 aplico la terapia de exposiciónque significa hacer que el paciente se enfrente en forma directa al objeto temido, èsto puede ser en la vida real (aquì hablamos de exposición en vivo) como puede ser mediante ejercicios vivenciales en que voy guiando su imaginación (exposición imaginaria), y una tercera modalidad que es la simulación e imágenes visuales (fotos).

Èsta estimulación o exposición repetitiva a una situación, objeto o cosa temida hace que la persona incorpore la eliminación de la expectativa de amenaza o peligro, y en su lugar aprende a enfrentar el miedo, hasta que el objeto temido deja de tener ese significado cognoscitivo para èl.

Siempre cuando voy a elegir el tipo de técnica que voy a aplicar, lo hago describiendo cada una al paciente, y además tomando en cuenta tanto su opinión, como asì el monto de angustia anticipatoria que èste manifiesta ante cada técnica. Por ej. La exposición en vivo es muy exitosa, pero si el paciente està muy aterrado a la sòla posibilidad de estar frente al objeto temido, entonces no es la alternativa elegida, sino que elegirè alguna de las otras técnicas.

Tambièn hay que tener en cuenta que las sesiones deben ser cercanas unas a otras, si puede ser una serie diaria o por lo menos cada dos dìas, es mejor, por supuesto que si no hay otra posibilidad, se pautarà una sesiòn por semana hasta que el temor haya disminuido y el paciente sienta que tiene el control.

Por supuesto que cuando le propongo al paciente aplicar èstas metodologías de trabajo siente que no es posible, y debo trabajar con èl y hacerle saber que èste temor irà disminuyendo paulatinamente. Trabajo el temor específicamente, la tensión que le produce el pensar que va a ser expuesto precisamente a su fobia y cuando el paciente siente que puede empezar con el tratamiento, se comienzan las sesiones.

En cuanto al ritmo y frecuencia de la exposición, lo adapto al nivel del paciente, es decir cuànto de temor èste està dispuesto a tolerar, y al nivel de disminución del miedo durante cada sesiòn.

Tambièn es importante que el paciente en su casa, practique entre sesiòn y sesiòn, y yo les estimulo a ello, pues èsto aumenta la frecuencia de exposición y los resultados son mejores pues se potencia la terapia en el consultorio, y por ende produce un mayor y mejor èxito en el tiempo.

Siempre mi modo de trabajo es conocer al paciente, evaluarlo en forma completa para asi obtener el mayor nùmero de información acerca de los disparadores de su temor, sus respuestas físicas a cada situación que teme (ej. Síntomas de angustia, excitación, evitaciòn, desmayos, perdida de color, temblores,et.), tambièn me sirve saber sus creencias temerosas, situaciones o circunstancias a las que evade, y sus estrategias de evasión ya sea sutiles o conductas concretas de evasión.

Para todo èste material, me valgo de una consulta y además le doy al paciente como tarea que haga una lista de factores o elementos que lo atemorizan: ej. Si alguien sufre de temor a las arañas o a cualquier insecto que sobre todo se muestra en las estaciones climáticas de calor o verano, entonces es seguro que antes de èsta estación del año ya estè sufriendo de una serie de temores anticipatorios que lo condicionan y predisponen a sufrir en mayor intensidad su fobia.

Una vez que tengo todos èstos datos del paciente, acuerdo con èl lo que llamo jerarquía de exposición y es que de una lista de 10 a 15 situaciones temidas y clasificadas de modo que la màs difícil estè el principio de la lista y èsta descienda a la menos difícil.
Voy procediendo en el avance de la terapia de exposición según lo establecido en la lista, yendo desde lo màs fácil y menos ansiògeno, teniendo como meta final llegar a lo del comienzo de la lista.

Por ejemplo para una persona con temor a las arañas, primero se le hace ver una araña en un dibujo o foto, luego se va avanzando en la exposición, hasta lograr que èste paciente y ante una araña viva, y cercana a èl ya no sienta el temor que antes de la terapia lo paralizaba.

Èsto de llevar la exposición al extremo lo que produce en el individuo es que reduce toda posibilidad de temor futuro, pues al estar expuesto a su máximo temor, supera su fobia.

La terapia psicológica sigue hasta que el paciente ha disminuido sus miedos a niveles razonables, y el èxito del tratamiento se va a mantener, si èste practica ya solo y en su medio, las pràcticas de exposición de vez en cuando, y sobre todo yo les estimulo a que aprovechen cuando se presentan oportunidades en forma espontánea, es decir que ante una situación fortuita en que estè en presencia de un objeto temido, no responda a su fobia alejándose, sino todo lo contrario permanezca y observe al objeto, èsto hace que el efecto de la terapia de exposición se prolongue en el tiempo y lleva al èxito total del mismo.

Lic.CRISTINA HEINZMANN
Psicóloga-Terapeuta
Centro Psicológico Compartir
Psicoterapia en Línea 
Scroll to top
aluscreativos.com.ar