La Importancia de la Buena Autoestima (1ª.Parte) Reviewed by Momizat on . La autoestima es el autoaprecio, el concepto acerca de sí mismo que la persona tiene.  Según si éste es en positivo o negativo va a determinar si la persona tie La autoestima es el autoaprecio, el concepto acerca de sí mismo que la persona tiene.  Según si éste es en positivo o negativo va a determinar si la persona tie Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » La Importancia de la Buena Autoestima (1ª.Parte)

La Importancia de la Buena Autoestima (1ª.Parte)

autoestima1La autoestima es el autoaprecio, el concepto acerca de sí mismo que la persona tiene.  Según si éste es en positivo o negativo va a determinar si la persona tiene una buena autoestima, o una mala o baja autoestima.

Y…también lo va a determinar en la vida en todos los sentidos.   Si una persona tiene una buena autoestima, ésta se manifestará en su vida íntima, en su vida familiar, en su vida de relación con el afuera en todos los sentidos, en su proyecto de vida, en la forma que le dé a éste, en la posibilidad o imposibilidad que considere acerca de tal o cual hecho, logro o circunstancia y según como es el “cristal con el que lo está mirando”: estará determinado ese color según su mayor o menor autovalor de sí.

Por eso es tan importante la autoestima y por ello es que una vez más me refiero a ésta, pues si bien ya he escrito antes un artículo, pongo ahora nuevamente éste tema en reflexión.

Dice Lair Ribeiro en su libro “Aumente Su Autoestima”: una persona con una buena autoestima es alguien con ambición, pero sin codicia; es alguien poderoso pero no opresor; es una persona autoafirmativa sin ser agresiva; y es una persona inteligente sin ser pedante.

¿Y por qué les pregunto yo alguien que tiene una buena autoestima es de ésta manera?
Porque quien tiene una óptima autoestima tiene ambición, se conecta con ella, hace los proyectos, metas y alcanza los logros con éstos buscados sintiéndose así conforme con ellos, dando paso a sus próximos proyectos basado en una rica y fructífera experiencia y teniendo el concepto interior de haber logrado la meta y de sentirse orgulloso y satisfecho por ello, habiendo podido realizar todo lo de su parte, corregido aquello que era necesario de perfeccionar o mejorar y también pudo esperar hasta que los resultados se manifestaron, no desanimándose o abandonándolos porque éstos no se manifestaban en el tiempo esperado, y si se produjo esto no se desanimó sino que fue poniéndole energías y aplicando nuevos arreglos de modo que lo esperado se produce en el tiempo que el proyecto en sí lleva, sin que el desánimo se haga dueño del fracaso porque no se pudo persistir en la meta producto de la falta de confianza en sí mismo que es una característica inherente a la baja autoestima.

Quien tiene una buena autoestima es poderoso porque la confianza y el aprecio que tiene de sí lo traslada a todos los ámbitos de la vida, tanto al íntimo, como al afectivo, al relacional y al profesional. laboral.ocupacional.  Al hacerlo así, esto se va a manifestar en toda acción que desarrolle, sea de la índole que sea en forma de confianza, de seguridad, de aplomo, de claridad en sus ideas y conceptos, en la posibilidad de mostrar lo que cree o sabe y también sabiendo que si hay otra idea o manifestación de conocimiento que se ajusta más a lo que dice, puede tomarla y modificar sin que esto signifique que cambie él/ella como persona, sino que es algo atinente a un concepto, idea o plan que al aceptar un cambio repercute en la mejora de éste, sin que por ello deba cambiar un pensamiento o su modo de ser.  Es seguro de sí y esto se manifiesta en el ejemplo anterior dado.  Por eso es poderoso, eso trasciende de sí, y se nota, los demás lo observan y por ende pueden disentir tal vez, pero le respetan en lo que vale, como así también lo siguen como a un líder según si amerita por la función o rol que cumple.  Es poderoso, detenta el poder basado precisamente en la confianza que tiene de sí, y en esa precisa seguridad se basa en el modo en que respeta al otro sabiendo que es tan valioso como él.

La persona autoafirmativa es alguien que con firmeza, seguridad y confianza de sí puede conectarse con sus principios, con sus ideas y proyectos, hacerlos conocer, y mostrarlos sin por ello dejar de ver que hay otros pensamientos, valores e ideas que son diferentes, a las cuales respeta pero no por ello cambia las suyas, las sigue sosteniendo y aceptando las diferencias como algo que enriquece y que suma, lo hace de una manera agradable y buscando si hay una dificultad o conflicto la solución pero de una manera dinámicamente armoniosa buscando una solución y sintiéndose cómodo y feliz por ello, siendo una persona creativa y participativa en la búsqueda de los resultados positivos, pudiendo exteriorizar éste sentimiento de modo que el otro lo percibe y en esto radica la buena aceptación de ese otro precisamente.

Quien tiene una buena autoestima es alguien inteligente sin ser pedante:  pues tiene un concepto de sí en cuanto a conocimientos que le llevan a sentirse en seguridad de ellos, de modo que cuando no hay coincidencias de conceptos muestra los suyos de una manera sencilla, simple, acabada y sabia.  Cuando hay diferencia de conceptos y sabe que puede el otro tener razón lo acepta sin dificultad al error o al no conocimiento y porque cuando se trata de enseñar o dar a conocer lo que otros u otros no saben lo hace desde la simpleza de los que saben, con sabiduría y claramente tomando en cuenta que el otro no sabe pero el hecho de que él si lo sepa no lo hace mejor ni peor, sencillamente lo hace un actor que puede mostrar su saber para que precisamente éste conocimiento tenga sentido, que es dándolo a conocer al otro de modo que éste lo entienda, de un modo sencillo que contribuye así a una mejor interrelación entre sí.  Lo hace sin pedantería es decir no hace alardes de su conocimiento y del desconocimiento del otro, con simpleza.

Lic.Cristina Heinzmann
Psicóloga-Terapeuta
Centro Psicológico Compartir
Psicoterapia en Línea
www.centrocompartir.org

Scroll to top
aluscreativos.com.ar