Lo Que Es La Molestia (Enfermedad) Reviewed by Momizat on . La enfermedad, sea ella cual fuera, puede ser entendida como una perturbación no resuelta en el equilibrio interior del ser vivo y en su interacción con el ambi La enfermedad, sea ella cual fuera, puede ser entendida como una perturbación no resuelta en el equilibrio interior del ser vivo y en su interacción con el ambi Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » Lo Que Es La Molestia (Enfermedad)

Lo Que Es La Molestia (Enfermedad)

enfermedadLa enfermedad, sea ella cual fuera, puede ser entendida como una perturbación no resuelta en el equilibrio interior del ser vivo y en su interacción con el ambiente (universo) que lo rodea.

Los trabajos clásicos de Cannon y Claude Bernard, al establecer el concepto de “constancia del medio interior” muestran que la vida solamente es posible dentro de determinadas constantes químicas (cantidad de sal en el cuerpo, por ejemplo), físicas (por ejemplo, temperatura corporal) y aun inmunológicas.

La concepción del psiquismo y de su carácter dinámico, introducida por Freud, nos indica que también aquí hay un equilibrio a mantener, que ejerce su influencia y, al mismo tiempo, es influenciado por otras variables. “Todas esas constantes tienen sus limites muy estrictos de variación y tolerancia. Dentro de cierto margen, hay salud; poco mas allá molestia y, mas allá de ciertos limites, hay incompatibilidad con la vida”.

Las perturbaciones en el equilibrio a que se hace referencia pueden venir tanto del interior del individuo cuanto del medio externo. En cualquiera de los casos, la primera reacción del organismo es intentar restablecer el equilibrio, sea eliminando lo que lo perturba, sea adaptándose a la nueva situación.

El entendimiento del concepto salud/enfermedad, dentro del ciclo vital de una persona, nos permite tres observaciones importantes: la primera es que, siguiendo ese ciclo su curso natural, la enfermedad sería un evento tardío, alcanzando al individuo en la edad avanzada, ya incapacitado, pudiendo hasta no ocurrir, o sea, la persona moriría sin presentar enfermedad propiamente dicha, que es el objetivo que debemos perseguir.

La ocurrencia de los estados de enfermedad antes de esa fase terminal seria antinatural y podría traer, como consecuencia, la incapacitación, la vejez y hasta la muerte precoz.

La segunda observación nos permite inferir que no hay necesariamente una clara delimitación entre la enfermedad y la no-enfermedad: habría en verdad, un espacio, una especie de “frontera” que, casi imperceptiblemente, se tornaría mas clara o mas oscura, conforme el caso.

La última, pero no la menos importante, de esas observaciones muestra que el proceso salud/enfermedad dependerá de la conjunción de la carga genética con que la persona nace y de los factores de riesgo a que se expone a lo largo de la vida. Esta conjunción, a la vez, es modulada por la interacción del ser humano con el ambiente (ecología), con el medio social (incluso la cultura y las relaciones con las otras personas) y tiene como punto central el psiquismo y la personalidad del individuo.

El corolario lógico de esa observación es la noción de pluralidad de las enfermedades o, en otras palabras, la aceptación de que la enfermedad sucede por la concurrencia de varios factores, y no de un único factor. Por ejemplo, en el caso del SIDA. Si consideramos que el virus HIV es la causa de la enfermedad, eso significará que su presencia pura y simple en el organismo de la persona sería la razón suficiente para declarar la enfermedad, lo que no es verdadero, pues se puede portar el virus sin estar aun enfermo. Por otro lado, por mas que se presente la enfermedad, no podemos decir que tenga SIDA si no existe (o no hubiera existido) el virus en el organismo.

En ese caso la presencia del virus es factor (o causa) esencial para la enfermedad, mas no es necesariamente suficiente. Factores (o causas) suficientes son aquellas que posibilitan la causa esencial para manifestarse como enfermedad. Mas allá de esto, hay también los factores predisponentes o desencadenantes, como es, por ejemplo, en el caso del SIDA, un comportamiento sexual de riesgo (predisponente), o un facto cualquiera que haya desencadenado la enfermedad en quien era, hasta entonces, meramente portador del virus (desencadenante).

René Weigher
Hipnólogo Clínico

Scroll to top
aluscreativos.com.ar