Los Pacientes con Trastorno Bipolar Tienen Mayor Riesgo de Padecer Enfermedades Reviewed by Momizat on . Los pacientes con trastorno bipolar tienen mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, o síndrome metabólico. Además del trat Los pacientes con trastorno bipolar tienen mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, o síndrome metabólico. Además del trat Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » Los Pacientes con Trastorno Bipolar Tienen Mayor Riesgo de Padecer Enfermedades

Los Pacientes con Trastorno Bipolar Tienen Mayor Riesgo de Padecer Enfermedades

bipolar4Los pacientes con trastorno bipolar tienen mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, o síndrome metabólico. Además del tratamiento, lo más importante es la psicoeducación al paciente y su familia, para que sepan de esa manera como lidiar con la enfermedad, esta es la mejor psicoterapia.

-Según un estudio piloto, los afectados por este trastorno, un 3% de la población en España, tienen un riesgo notable superior al de la población general de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión o síndrome metabólico. Se trata del primer trabajo que se realiza en España para evaluar el estado de salud de este colectivo.

El estudio señala, además, que un 36% de estos pacientes no pueden trabajar debido a su enfermedad y que su riesgo de mortalidad es el doble del que corresponde a su edad.

La dificultad en el abordaje integral de esta patología ha motivado la creación del Grupo Nacional de Expertos en Trastorno Bipolar, promovido por laboratorios Juste e integrado por especialistas en psiquiatría de los principales centros de referencia (Hospital Universitario Ramón y Cajal, Hospital de La Paz, Hospital Clìnic de Barcelona, entre otros), que se ha reunido hoy en Madrid.

Madrid, 8 de junio de 2006. El estado físico de los pacientes con trastorno bipolar se ve afectado por su enfermedad, hasta el punto de que tienen un riesgo notablemente superior que el de la población general de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, hipertensión o síndrome metabólico. En concreto, un 40% son obesos y un 26% tiene síndrome metabólico. Así lo demuestra el primer estudio español que evalúa el estado de salud de 100 pacientes afectados por esta patología, liderado por el doctor Julio Bobes, del departamento de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo.

En opinión del doctor Bobes, “la mayor predisposición de los pacientes con Trastorno bipolar a padecer patologías cardiovasculares se explica por varias causas. En primer lugar, por factores genéticos; en segundo lugar, por su estilo de vida, más sedentario en las fases depresivas y que, en la mayoría de los casos, incluye el consumo de tóxicos (tabaco y alcohol) y, por último, porque el tratamiento farmacológico que se les prescribe, habitualmente, aumenta el apetito, lo que provoca que muchos de ellos presenten sobrepeso”.

Los resultados de este trabajo, justo con otros aspectos relacionados con el abordaje del trastorno, se han presentado hoy en la Reunión Nacional de Expertos en Trastorno bipolar, celebrada en Madrid. Este grupo de especialistas, promovido por laboratorios Juste, esta integrado por profesionales de los principales centros de referencia de España (Dr. Jerónimo Saiz, del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Dr. Jesús Valle, del Hospital Universitario de la Princesa, Dr. Eduard Vieta, del Hospital Clìnic de Barcelona, entre otros) y, desde su creación en 2005, se ha centrado en mejorar el nivel asistencial de los afectados por este trastorno y en sensibilizar a la población general con su problemática.

Otra de los objetivos principales es intentar paliar la dificultad con la que se encuentran los especialistas a la hora de diagnosticar a tiempo esta patología. Según los expertos, diez años es el tiempo medio que tarda un paciente con trastorno bipolar en ser correctamente diagnosticado. La dificultad para identificar síntomas claros de la enfermedad, que se suelen achacar a cambios del estado de ánimo y no son reconocidos como patológicos, retrasa la identificación del trastorno por parte del especialista. Esta situación implica para el paciente un peor pronóstico y una disminución importante de su calidad de vida.

“Habitualmente, el problema es que los afectados de trastorno bipolar solo acuden a consulta cuando se encuentran muy deprimidos. Tanto para el médico de atención primaria como para el especialista, es complicado identificar si, previo a esta etapa de depresión, se ha producido una de elevación del estado de animo o euforia que pueda indicar una bipolaridad”, afirma el doctor José Manuel Montes, profesor asociado de Psiquiatría de la Universidad de Alcalá. “Suele ser la evolución misma de la enfermedad- continúa- la que nos va aportando la información necesaria para el correcto diagnóstico”.

Psicoeducación, la mejor psicoterapia

Aunque el tratamiento farmacológico es indispensable en la práctica totalidad de casos, tanto en la fase activa en la que se precisa para recuperar la normalidad, como en la fase estable y sin sintomatología, con el objetivo de prevenir las recaídas, no es suficiente. El paciente y su entorno (familiares, pareja, amigos, etc) necesitan estrategias para saber “vivir” con la enfermedad y enfrentarse a ella. Por ello, otra de las iniciativas de estos especialistas ha sido poner en marcha el Grupo de Psicoeducación, cuyo objetivo fundamental es el desarrollo de proyectos de divulgación sobre la patología (monografías, folletos informativos, guías para pacientes y familiares), que ayuden al paciente a comprender mejor el trastorno que padece.

“La psicoeducación es la mejor psicoterapia que se puede aplicar con un paciente bipolar”, afirma el doctor Antonio Benabarre, del Servicio de Psiquiatría del Hospital Clìnic de Barcelona. “Hoy por hoy, los psiquiatras sabemos mucho más sobre la patología y nuestros conocimientos pueden ayudar a los afectados a convivir con ella del mejor modo posible”. Informar sobre los riesgos que supone el consumo de sustancias tóxicas, el abandono de la medicación o enseñarle a controlar el estrés y la ansiedad asociados son algunos de los objetivos básicos de la psicoeducación.

Acerca de los trastornos mentales

Según los datos del estudio ESEMED- España (European Stady of the Epidemiology of mental Disorders), cuyos datos se hicieron públicos la semana pasada en la revista Medicina Clínica, casi un 20% de los españoles habrá padecido algún tipo de trastorno mental a lo largo de su vida. Además, menos del 50% de los afectados recibe tratamiento, lo que se explica por diversas causas, entre ellas, la falta de accesibilidad al sistema sanitario, la dificultad para detectar los casos y el rechazo del paciente a su enfermedad y, por tanto, a recibir la atención médica adecuada.

El estudio, promovido por la OMS, muestra también que los trastornos mentales tienen un importante impacto en la calidad de vida de quien los padece, superior al de enfermedades crónicas como la diabetes, la artritis, las enfermedades cardiacas o las respiratorias. Además, se estima que, en Europa, tienen un coste sanitario superior al 4% del PNB.

Acerca del trastorno bipolar

Históricamente conocido como psicosis maniaco-depresiva, el trastorno bipolar consiste en la alternancia a lo largo de la vida de fases de depresión, periodos de manía y episodios de completa normalidad que pueden durar incluso años. Esta variación no tiene que ser sucesiva sino que pueden producirse varios episodios depresivos o maniacos sin que haya alternancia propiamente dicha entre uno y otro.

Los cambios de humor o ánimo son mucho más graves que los que experimentan, de manera habitual, las personas sanas. En las fases de manía los pacientes se muestran excesivamente exultantes y pletóricos y, en las de depresión, sufren síntomas de tristeza e inhibición propios de los trastornos depresivos. Si no están correctamente tratados, es en esta fase en la que se producen mayor número de suicidios, causa de muerte más frecuente en estos pacientes y que puede llegar a afectar a entre el 9 y el 15%.

El trastorno bipolar no es uniforme y existen varios tipos. La forma clásica, trastorno bipolar tipo I, alterna periodos de fuerte manía con los de depresión. En estos pacientes, las fases de manía y las de depresión son muy acusadas. Durante la manía suelen requerir hospitalización y, en casos graves, pueden llegar a una psicosis (manía psicótica). El tipo II se caracteriza por episodios de manía menos acusados (hipomanía) que los del tipo I. Habitualmente no requieren ingreso hospitalario e incluso en muchas ocasiones pasan desapercibidas.

Actualmente, en España, un 1% de la población padece trastorno bipolar tipo I, porcentaje que asciende hasta 3% en el caso de los afectados del tipo II. Aunque habitualmente aparece durante la edad adulta, puede debutar en la niñez o en la adolescencia, etapas en las que el diagnóstico es más complicado.

Fuente: BYPASS Comunicación 08-06-06 // 17:55h

Scroll to top
aluscreativos.com.ar