Más de la Mitad de los Casos de Alzheimer Están sin Diagnosticar Reviewed by Momizat on . Carmen Moreno, Madrid (13-12-2007).- El II Seminario Lundbeck, celebrado en Sitges recientemente bajo el título “Desafío Alzheimer” puso de manifiesto la import Carmen Moreno, Madrid (13-12-2007).- El II Seminario Lundbeck, celebrado en Sitges recientemente bajo el título “Desafío Alzheimer” puso de manifiesto la import Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » Más de la Mitad de los Casos de Alzheimer Están sin Diagnosticar

Más de la Mitad de los Casos de Alzheimer Están sin Diagnosticar

alzheimerCarmen Moreno, Madrid (13-12-2007).- El II Seminario Lundbeck, celebrado en Sitges recientemente bajo el título “Desafío Alzheimer” puso de manifiesto la importancia de un diagnóstico precoz y acertado para mejorar la efectividad del tratamiento farmacológico.

Los ponentes estuvieron de acuerdo en que la Enfermedad de Alzheimer tiene una manifestación progresiva e insidiosa que hace difícil su identificación y la determinación del momento de inicio. El Dr. Pablo Martinez-Lage, Fundación ACE (Alzheimer Centre Educational), de Barcelona, insistió en que la labor de los profesionales médicos frente a esta enfermedad debe estar orientada a diagnosticar la patología en el estadio leve para “intervenir lo antes posible con los medicamentos que tenemos hoy”.

El diagnóstico acertado es el primer paso. Actualmente, se diagnostica la enfermedad tres años después de su comienzo. Los estudios epidemiológicos revelan que más de la mitad de las personas con Alzheimer no han acudido al neurólogo y están sin diagnosticar. “Hay una gran labor por hacer en este campo para detectar mayor número de casos y tratar a los enfermos de forma adecuada”, exponía el Dr. Martínez-Lage, durante su ponencia.

Uno de los inconvenientes que surge a la hora de evaluar la incidencia y la prevalencia de la demencia y que entorpece el diagnóstico del Alzheimer es que se confunde con demencia senil. “No es aceptable un diagnóstico de demencia senil en el caso de Alzheimer”, señaló el Dr. Martínez-Lage.

La enfermedad de Alzheimer (EA) es la causa más frecuente de demencia. Es una enfermedad ligada a la edad pero no al envejecer. No se trata de una consecuencia inexorable de la edad sino que la produce una enfermedad definible y caracterizada por la aparición de cambios cognitivos conductuales y funcionales. El 10 por ciento de las personas mayores de 65 años tienen demencia y la mayoría de estas padecerán Alzheimer. Esta enfermedad afecta a más de 18 millones de personas en todo el mundo y las cifras aumentan cada año debido principalmente al envejecimiento de la población, señalan los expertos.

Hay tres grandes grupos de enfermedades neurogenerativas con un cuadro clínico característico: Alzheimer, enfermedad con cuerpos de Lewy Parkinson y demencias frontotemporales, enfermedad de Pink y otras que tienen que ser diferenciadas para orientar el diagnóstico. La suma de una historia clínica, el examen neurológico, examen neuropsicológico, pruebas analíticas y pruebas de imagen cerebral (TAC, RM/SPECT, PET) supone el 85-90 por ciento del acierto diagnóstico. Una prueba diagnóstica más que puede ser recogida para obtener el 100 por 100 de acierto es la autopsia.

El mercado no ofrece ningún tratamiento que pueda reparar el daño de las neuronas en la enfermedad del Alzheimer pero existen terapias que pueden retrasar la progresión de la enfermedad y que si se inician en un fase temprana pueden mejorar la evolución del paciente. Hasta el momento se han establecido indicaciones terapéuticas concretas con distintos productos comercializados: inhibidores de la acetilcolinesterasa (IAChE) y memantina.

Los inhibidores de la acetilcolinesterasa (IAChE) proporcionan alivio sintomático. Las autoridades han aprobado donepezilo, rivastigmina y galantamina para la fase leve-moderada de la enfermedad. Todos ellos contrarrestan los déficit colinérgicos y logran un enlentecimiento en la progresión del deterioro.

La memantina es el primer fármaco de una nueva clase terapéutica para el tratamiento de los pacientes con EA de moderada a grave. Actúa restableciendo la transmisión neuronal glutamatérgica fisiológica y evita efectos excitotóxicos producidos por los niveles patológicamente elevados de glutamato sináptico que pueden dar lugar a una disfunción neuronal en la EAI. La terapia combinada de cualquiera de los tres primeros con la memantina mejora la eficacia del tratamiento. Esta alternativa suele emplearse en pacientes en fase moderada.

Los fármacos son eficaces contra los síntomas de la enfermedad. “Existen datos de que los tratamientos anti-Alzheimer tienen propiedades neuroprotectoras, capaces de modificar el curso de la enfermedad”, comentó el Dr. José L. Molinuevo Guix, de la Unidad de Alzheimer y otros trastornos cognitivos ICN, del Hospital Clinic i Universitari de Barcelona.

Es necesario hacer un esfuerzo por evaluar periódicamente los efectos del tratamiento y modificar la terapia, según sea necesario. El Dr. Martínez-Lage, además, recomienda “valorar muy bien la interrupción del fármaco en los enfermos de Alzehimer”. Si el profesional considera que los fármacos han dejado de tener eficacia porque la enfermedad está demasiado avanzada, puede optar por retirarlo para que cesen los efectos secundarios que pueda tener el medicamento. Pero debe hacerse progresivamente para observar si se desarrollan otros síntomas con peores consecuencias.

Actualmente se trabaja en ensayos clínicos sobre la modificación y mejora de la vacuna contra el Alzheimer. No se trata de una vacuna tal y como se conoce tradicionalmente. Según explicó el Dr. Molinuevo: “se llama vacuna, porque se inyecta un antígeno que desarrolla una reacción inmunológica, pero no previene el Alzheimer sino que actúa limpiando los depósitos de la enfermedad”.

Fuente AZPRENZA.com

Scroll to top
aluscreativos.com.ar