Mecanismos de Defensa Reviewed by Momizat on . Es frecuente escuchar hablar de mecanismos de defensa en Psicología, pero muchas veces tiende a confundirse cuál es cuál. Por ese motivo aquí procuro dar una br Es frecuente escuchar hablar de mecanismos de defensa en Psicología, pero muchas veces tiende a confundirse cuál es cuál. Por ese motivo aquí procuro dar una br Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » Mecanismos de Defensa

Mecanismos de Defensa

mecanismos-de-defensaEs frecuente escuchar hablar de mecanismos de defensa en Psicología, pero muchas veces tiende a confundirse cuál es cuál. Por ese motivo aquí procuro dar una breve lista de los mecanismos defensivos más comunes y en qué consisten.

Recordemos antes que, como dijera Freud al hablar de los sistemas Preconsciente-conciente e Inconsciente, que lo que es placentero para un sistema es displacentero para el otro.

Por tal motivo es que los mecanismos de defensa actúan procurando evitar que determinadas cuestiones sean conscientes pues esto es algo displacentero para dicho sistema. En resumen, diremos que las defensas son mecanismos del YO usados como recurso para hallar una armonía en el aparato psíquico, de tal manera que modifique la realidad para así hacerla aceptable para el individuo.

Algunos de los mecanismos de defensa más comunes son:

Aislamiento:
Aquí se le quita el afecto a una representación, se le quita lo doloroso. Se intenta aislar pensamientos o comportamientos de tal modo que se rompan sus conexiones con otros. De este modo, el suceso no es olvidado pero no puede ser traído a la conciencia. Aquí, luego de un acto o pensamiento, es interpolada una pausa en la que nada debe suceder. Generalmente se hace evidente en aquellas pausas que pone la persona, pausa utilizada para romper las conexiones mencionadas. Si uno le pregunta en qué estaba pensando durante esa pausa, la persona nos dirá justamente que no pensaba en nada. Es típico de neurosis obsesiva.

Anulación:
Se da como un intento por deshacer lo sucedido. Mecanismo por medio del cual el sujeto se esfuerza en actuar como si pensamientos, palabras o actos no hubieran ocurrido. Para ello usa pensamientos o comportamientos dotados de significación contraria, estableciéndose una compulsión de tipo mágico. A veces repite indefinidamente el mismo acto para despojarlo de su significación. Es típico de neurosis obsesiva.

Formación reactiva:
Se desarrolla en sentido opuesto a un deseo reprimido y se constituye como reacción contra este. Se trata de una contrainvestidura. Consiste más en un reaseguramiento de la represión que en un mecanismo de defensa independiente. Pone de manifiesto la presencia de rasgos inconscientes contrarios. Por ejemplo: una conducta exhibicionista aparecería como conducta pudorosa, excesiva limpieza encubriría tendencia a la suciedad, etc. Este mecanismo es típico de la neurosis obsesiva.

Negación:
Aquí el sujeto rechaza el reconocimiento o la conciencia de alguna realidad dolorosa. Mediante este mecanismo, a pesar de que el sujeto haya formulado uno de sus deseos, pensamientos o sentimientos (hasta entonces reprimidos), sigue defendiéndose negando que le pertenezca.

Proyección:
Mecanismo mediante el cual el sujeto expulsa de sí y localiza en el otro (persona o cosa) cualidades, sentimientos, deseos que no reconoce o que rechaza en sí mismo.

Racionalizacion:
Mediante este mecanismo el sujeto intenta dar una explicación coherente y lógica a un acto (idea o pensamiento) cuyos motivos verdaderos no percibe. Puede tratarse de un intento por racionalizar un síntoma. A diferencia de la intelectualización, aquí no hay una evitación sistemática de los afectos, lo que ocurre es que se le busca a estos una justificación racional.

Intelectualización:
Aquí el sujeto intenta dar una formulación discursiva a sus conflictos y a sus emociones, con el fin de controlarlos. Una de sus finalidades es la de mantener a distancia los afectos y así controlarlos. En la intelectualización se deja de lado entonces lo afectivo. Esto no ocurre con la racionalización. A diferencia de la racionalización, en la intelectualización no sólo se repara en la lógica de los cuestionamientos sino que además suele recurrirse a mencionar teorías, autores, ciencias, etc.

Represión:
Mecanismo mediante el cual se desaloja de la conciencia (o se le impide el acceso a la misma) a una representación ligada a una carga afectiva que el sistema de percepción conciente no puede tolerar.

Sublimación:
Mecanismo mediante el cual una pulsión sexual es derivada hacia un nuevo fin (no sexual) y socialmente valorado, como puede ser el arte o la investigación científica.

Desplazamiento:
Mecanismo mediante el cual la investidura de una representación puede desplazarse e investir a otras representaciones.

Transformación en lo contrario:
Proceso en virtud del cual el fin de una pulsión se transforma en su contrario, al pasar de la actividad a la pasividad.

Identificación con el agresor:
Mecanismo mediante el cual el sujeto toma las características de su agresor (generalmente es una autoridad), se identifica con él y obra igual.

Introyección:
El sujeto se identifica con una persona, cosa o situación del medio e incorpora y hace propias algunas de sus características.

Regresión:
Se trata de un retorno a una situación pretérita. Se regresa a donde hubo puntos de fijación, con el objeto de presentificar un modo de satisfacción antiguo.

Identificación proyectiva:
La persona actúa como si determinadas cuestiones, vivencias, sentimientos, pensamientos, etc., que en realidad le pertenecen, no le pertenecieran en lo más mínimo y en cambio los ve en otra persona. Este mecanismo es típico del trastorno borderline de la personalidad .

Escisión:
Aquí el Yo se divide en dos o más partes que pueden tener características diferentes. Este es el mecanismo típico del “trastorno borderline de la personalidad”, en donde la persona escinde su yo (en una parte buena y en otra parte mala) y también escinde al objeto con el cual se relaciona(en una parte buena y en una parte mala), y dependiendo desde qué parte de su Yo y hacia qué parte del objeto se relacione en determinados momentos es que será su accionar. Por ello es que el Borderline puede por momentos pasar del más profundo amor al más profundo odio sin que medie ninguna cuestión que lo justifique.

Los mecanismos de defensa son muchos y toda persona utiliza no uno sino varios. Lo esperable, por supuesto, es que así sea (salvo con aquellos mecanismos que son más propios de cuadros clínicos graves). Nunca es bueno que una persona se maneje con uno o dos mecanismos defensivos solamente. En el presente artículo, simplemente se quiso mencionar algunos de los mecanismos más conocidos.

Lic. Daniel A. Fernández – PSICÓLOGO
danalefernandez@yahoo.com.ar

Scroll to top
aluscreativos.com.ar