Mentira Patológica, el Mitómano y su Familia Reviewed by Momizat on . Es el modo en que una persona siente la necesidad de cambiar la realidad, respondiendo a su fantasía, y generalmente engrandeciéndola. La persona que es mitóman Es el modo en que una persona siente la necesidad de cambiar la realidad, respondiendo a su fantasía, y generalmente engrandeciéndola. La persona que es mitóman Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » Mentira Patológica, el Mitómano y su Familia

Mentira Patológica, el Mitómano y su Familia

mentira-patologica

Es el modo en que una persona siente la necesidad de cambiar la realidad, respondiendo a su fantasía, y generalmente engrandeciéndola.

La persona que es mitómana, en general es alguien que no se siente a gusto con su vida, que necesita por ello cambiarla en su fantasía, modificarla, dibujarla del modo de sentirse satisfecho con ella, y luego miente, miente a todo y a todos respondiendo siempre a su fantasía que es cada vez más creativa y le brinda elementos cada vez mayores producto de la misma.

Si bien en la niñez y fundamentalmente en los primeros años de la niñez, el niño hace funcionar activamente su fantasía, y ésta forma parte del juego, que es a la vez creador e incentivador de su inteligencia; luego al llegar a la primera década de su vida, o 2 o 3 años antes; si en él se nota que la fantasía ocupa mucho de su vida y la manifiesta como un modo de conducta desdibujándola y engrandeciéndola, ya es necesario prestar atención a esto, es decir ya desde unos años antes el papá, la mamá y toda persona mayor que esté cerca de éste niño que manifiesta su fantasía y la muestra como un desdibujar y acrecentar sus experiencias y conductas, cuando las cuenta, nota que esto no forma parte de lo esperado del niño, entonces es necesario que ese, esos adultos hagan modificar al niño ésta conducta haciéndole ver, mostrándole que no es positivo el mentir, y es en la enseñanza de la verdad como valor, y que es lo esperado de él que el niño que ya tienen acentuada su conducta de engrandecer su realidad, pero siendo niño aún, antepone como más importante la enseñanza, el valor, la imagen de si que se le muestra debe tener, y poco a poco va modificando ésta conducta mitómana, para dejarla con el avance del tiempo, y aceptando su realidad como tal, o en su defecto deberan sus mayores buscar la ayuda de un profesional para que ayude a éste niño a dejar de mentir en forma sistemática.

Cuando ésta conducta sigue, estamos muy posiblemente ante un mitómano adulto, por eso es importante discriminar en el niño, cuándo esa fantasía forma parte de un juego y queda en éste, a cuando ya el niño muestra que su conducta mitómana forma parte de todo actitud, y conducta en la cual expresa siempre en forma llamativa su fantasía y su necesidad de engrandecer su realidad.

Vayamos ahora al mitómano adulto:

Muchas veces, y yo diría varias veces a la semana recibo consultas de personas que dicen ser mitómanos, tienen claro que lo son, son concientes de esto y sufren por ello. En su consulta me que preguntan como hacer para modificar esto, para dejar de ser mitómano. También lo hacen personas allegadas al mitómano/a.

Es importante que se tome en cuenta que es muy difícil que un mitómano pueda modificar por sí y sólo su conducta, y dejar de mentir.

Muchas veces me preguntan si solos pueden cambiar, pueden dejar de mentir y mi respuesta es siempre la misma: “haz lo siguiente, anota en un papel los 7 días de la semana y comienza desde mañana, haz una tacha a cada día que pudiste no mentir, que ante la necesidad de desdibujar la realidad y engrandecerla, pudiste no hacerlo y no mentir ante la tentación. Cada día que hiciste la tacha es cada día que pudiste exigirte no mentir, si la respuesta es que pudo al menos de esos 7 días 5 no mentir, ser absolutamente conciente y responsable de decirse la verdad y realmente no sucumbió a la necesidad imperiosa de mentir, de engañar, de engrandecer; entonces mi respuesta es sí, puedes hacerlo tu mismo, puedes resolver el problema solo.

Ahora si son menores a 5 los días que no pudo dejar de mentir, entonces sí o sí necesita hacer tratamiento psicológico.-

Porque lo que el mitómano y la familia del mitómano deben tener en cuenta y aceptar que nadie es mitómano porque sí, lo es como resultado de su propia personalidad, de su forma de ser, de su inseguridad, de su autoestima baja, de su historia personal que tal vez fue con mucho sufrimiento, no aceptada como se dio en la realidad, a veces han sido niños que han sufrido mucho por determinadas circunstancias de la vida, o tal vez lo contrario demasiado exigidos y ante el no poder responder del modo querido por sus mayores han respondido evadiéndose en su fantasía primero, y luego no pudiendo salir de esa evasión y haciéndola parte de su mundo, en donde la realidad pasa a tomar un segundo plano y es la fantasía la que cuenta como real.

No se trata el mitómano de una persona psicótica, el mitómano no delira, el mitómano tiene muy claro cual es la realidad, y también que ésta lo hace sufrir, que ésta no responde a su necesidad, deseo o fantasía, éstos sí responden a su necesidad y por eso sucumbe siempre y miente, agranda y desdibuja en la medida de lo posible con fantasías lógicas y a veces tan irreales que hasta un niño se da cuenta, pero a pesar de saber que esto es así, miente y cuando lo hace es de un modo y convencimiento tal que quien no lo conoce le cree, hasta que comienzan a descreer y ahí empieza el tormento para el mitómano.

Cuando en lo familiar, afectivo, laboral, social, es decir en el ámbito que se mueve comienzan a darse cuenta y luego dan por hecho su defecto, su conducta, ahí comienza el tormento del mitómano porque empieza a perder, pierde el respeto de su familia, de su esposa o esposo, de sus hijos, de sus colegas, de sus compañeros de trabajo etc, etc, etc. Pero a pesar del sufrimiento sigue con su mentira, hasta que en un momento hay alguien o algo realmente significativo cuya pérdida le hace sufrir y ahí comienza el camino de la búsqueda de ayuda, hacia la cura que es únicamente con terapias psicológicas.

En cuanto a mi conocimiento y experiencia, es la metodología cognitivo.conductual con la aplicación de hipnosis clínica con la que se puede lograr resultados muy importantes para el tratamiento y cura en plazos más cortos, aunque lo importante es que el mitómano haga psicoterapia hasta el alta terapéutica, que no deje el tratamiento psicológico porque encuentra una mejora, sino cuando su terapeuta le da el alta, no debemos olvidar que es una conducta que ha comenzado hace tiempo en la vida del mitómano/a y para modificarla también toma su tiempo.

Todas las metodologías terapéuticas resultan, unas tienen un tiempo mayor que otras, pero lo importante es que el enfermo mitómano haga tratamiento psicológico hasta su cura, porque ya desde el comienzo del tratamiento psicológico va a experimentar una mejor calidad de vida, en todos los aspectos de la misma.

Lic. CRISTINA HEINZMANN
Psicóloga Clínica – Hipnólogo Clínico
Centro Psicológico Compartir
Terapia Psicológica en Línea
T.Gestalt-T.Cognitivo.Conductual-T. Hipnosis

Scroll to top
aluscreativos.com.ar