Pareja, Enamoramiento y Pactos Reviewed by Momizat on . En principio, diremos que para Lévi Strauss (1969) la vida familiar estaba presente prácticamente en todas las sociedades humanas, incluso en aquéllas cuyas cos En principio, diremos que para Lévi Strauss (1969) la vida familiar estaba presente prácticamente en todas las sociedades humanas, incluso en aquéllas cuyas cos Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » Pareja, Enamoramiento y Pactos

Pareja, Enamoramiento y Pactos

pareja5En principio, diremos que para Lévi Strauss (1969) la vida familiar estaba presente prácticamente en todas las sociedades humanas, incluso en aquéllas cuyas costumbres educativas y sexuales eran muy distintas de las nuestras.

Dicho autor señaló que, tras haber afirmado durante alrededor de cincuenta años que la familia, tal como la conocen las sociedades modernas, no podía ser sino un desarrollo reciente, resultado de una prolongada y lenta evolución, finalmente los antropólogos se inclinan en el presente por la opinión contraria. Es decir que la familia, apoyada en la unión más o menos duradera de un hombre y una mujer, es un fenómeno universal que está presente en todos los tipos de sociedades.

La pareja tiene elementos definitorios que permiten referirse a ella como una unidad o estructura. Es considerada tradicionalmente como el origen de la familia. Se desprende de esta última, donde se originan sus modelos teniendo en cuenta el deseo de los distintos yoes. Para Puget J. y Berenstein I. (1996), se puede proponer a la familia como anterior a la pareja, tomando en cuenta la representación mental que cada pareja tiene de la familia antes aun de iniciar el propio proyecto de familia.

A su vez la familia halla su origen en la pareja e incluye al marido a la mujer y a los hijos nacidos de esa unión.

Habiendo establecido entonces a la pareja como base de la familia, habremos ahora de hacer mención de algunas generalidades, partiendo del enamoramiento que usualmente lleva a la vida en pareja, tomando en cuenta los pactos que la fundan y considerando la importancia que tiene como modelo identificatorio ante los hijos.

Para continuar, diremos que Estacolchic R. (1996) sugiere que una pareja amorosa se forma inicialmente por engarce fantasmático. Para este autor, la pareja se explicaría como una zona donde la secuencia fantasmática inconsciente de uno de los partenaire “cabalga” sobre la secuencia fantasmática del otro.

Dicho de un modo más claro: las fantasías (concientes e inconscientes) que una persona tiene respecto de la vida en pareja y sus cuestiones, deben ser compatibles de algún modo con las fantasías que el otro miembro de la pareja tiene y ese engarce fantasmático que se produce incluye quejas y lamentos conscientes.

Rivadero S. M. (2005) refiere a que después del luminoso e ilusorio tiempo del enamoramiento en una pareja, cuando empiezan a caer los velos, ahí aparecen las diferencias que comienzan a obstaculizar la relación, la que nunca permanece en el estado de fascinación amorosa perpetua. Y además, como bien lo anuncia De Ranieri E. (2005), en toda pareja también subyacen pactos que, aunque implícitos, tienen sus efectos.

Cuando se trata de abordar la problemática de una pareja desde un rol psicoterapéutico, es importante develar esos pactos para mostrárselos a ambos miembros de la pareja, procurando ilustrar desde qué lugar ocupan dichos pactos en el deseo del otro. Se deben poder cuestionar esos pactos para facilitar así la construcción de uno diferente, el cual será el inicio de un nuevo camino. Egaña C. (2005) destaca precisamente el hecho de que cuando una pareja hace crisis lo más probable es que haya habido una vacilación del pacto que la fundó.

Al hablar de pareja, también es de gran relevancia tomar en cuenta su impacto en los hijos, dado que los mismos hallan en la pareja parental importantes modelos identificatorios. Como proponen Parral J., Cena M., Contreras M., Bonsignore A. y Schust J. (1996), una familia de un solo padre resulta básicamente incompleta.

Pero se debe aclarar que si, por ejemplo, una madre está sola pero toma conciencia de que la unidad está incompleta, puede en consecuencia hacer todo lo posible para compensarlo, brindando a los hijos la posibilidad de sanas identificaciones con el sexo masculino a través de proporcionar y fomentar relaciones entre los niños y varones adultos (amigos o familiares). En el caso de “ausencia” de la madre, será el padre quien deberá procurar acercar al niño a modelos femeninos. Tengamos presente que los niños requieren de ambos modelos identificatorios: el masculino y el femenino.

Recordemos además que la familia, basada en la pareja, es el lugar de contención de los hijos y de transmisión de valores e ideales para el crecimiento armónico de los mismos. Como observa Rivadero (2005), los padres son el lugar de amparo y alojamiento del niño, el que advendrá en adulto responsable sólo si dicho alojamiento está facilitado desde el inicio.

BIBLIOGRAFÍA:

  • American Psychological Association. (2001). Publication manual of the American Pshychological Association (5th ed.). Washington, DC: Author.
  • De Ranieri, E. (2005). Sólo por hoy. En S. M. Rivadero y otros, Abordaje psicoanalítico de pareja y familia. (pp. 69-72). Buenos Aires: Editorial Letra Viva.
  • Egaña, C. (2005). Zona de exclusión. En S. M. Rivadero y otros, Abordaje psicoanalítico de pareja y familia. (pp. 85-91). Buenos Aires: Editorial Letra Viva.
  • Estacolchic, R. (1996). Deseo y Fantasma. Revista de Psicoanálisis, junio, 27-28. Buenos Aires: Editorial Anatema.
  • Lévi Strauss, C. (1969). Las estructuras elementales del parentesco. Buenos Aires: Editorial Paidós.
  • Parral, J., Cena, M., Contreras, M., Bonsignore, A. & Schust, J. (1996). Problemáticas de fin de siglo – Anorexia nerviosa, Bulimia e Ingesta compulsiva. Buenos Aires: Editorial López.
  • Puget, J. & Berenstein, I. (1996). Psicoanálisis de la pareja matrimonial. Buenos Aires: Editorial Paidós.
  • Rivadero, S. M., Berger, S., De Ranieri, E., Desalma, M., Egaña, C., Fernández Gagliardi, A. et al. (2005). Abordaje psicoanalítico de pareja y familia. Buenos Aires: Editorial Letra Viva.

Lic. Daniel Alejandro Fernandez
Licenciado en Psicología
Colaborador de Centro Psicológico Compartir
Email: danalefernandez@yahoo.com.ar
Tel.: (+54) (15) 6726-4676

Scroll to top
aluscreativos.com.ar