La Depresión y el Riesgo de Suicidio Reviewed by Momizat on . Depresión y Deficiencia en el uso de las Habilidades Sociales: Antes se creía que cuando la persona no disponía de “habilidades sociales” o tenía un déficit en Depresión y Deficiencia en el uso de las Habilidades Sociales: Antes se creía que cuando la persona no disponía de “habilidades sociales” o tenía un déficit en Rating: 0
Estas en: Home » Articulos » La Depresión y el Riesgo de Suicidio

La Depresión y el Riesgo de Suicidio

depresionysuicidio

Depresión y Deficiencia en el uso de las Habilidades Sociales:

Antes se creía que cuando la persona no disponía de “habilidades sociales” o tenía un déficit en ellas, esto predisponía a la depresión.  En la actualidad y luego de investigaciones sobre ello se sabe que no es así, que la depresión suele manifestarse en personas que también son inhábiles en lo social (Youngren & Lewinsohn), y otros autores como (Cole & Milstead) hablan de que la falta de las habilidades sociales son una consecuencia de la depresión pero nunca la causa.

Indudablemente que cuando la persona padece de depresión, toda habilidad social si es deficiente, le significará un esfuerzo para el que la misma depresión le inhabilita, porque precisamente la depresión le hace vivenciar sensaciones de malestar, tristeza, anhedonia, ansiedad, temor, timidez, pena, la sensación de que “no vale la pena el esfuerzo” “porque para qué, etc.,”

Cuando hablo aquí de temor, de timidez, estoy refiriéndome a la  comunicación, que cuando es asertiva, significa el uso pleno y eficiente de (las habilidades sociales), la persona deprimida siente que no “puede” defenderse, hacerse oír, defender una posición o argumento, hablar o responder en momentos significativos, importantes, porque precisamente “teme” hacerlo, no tiene las fuerzas, el empuje, la motivación para hacerlo, precisamente como “síntoma” depresivo que le lleva a sentir que “mejor dejarlo así” todo esfuerzo es mucho para ésta persona.

Si ésta persona  hubiera desarrollado una adecuada Habilidad Social, podría argumentar, defenderse, hablar, responder, cuestionar, etc., en el ejemplo dado previamente, además de sobreponerse a la situación con el plus de esfuerzo que le significa el desgano depresivo, debe lograr  articular el modo y la forma que amerite la situación, tratando de hacerlo de manera efectiva, y esto es un gran esfuerzo que no puede permitirse, entonces opta por el “lo dejo así, para qué, no importa, etc.,….”.

¿Cómo se muestra en la persona la Falta de un adecuado uso de las Habilidades Sociales?
Cuando la persona se interrelaciona socialmente, hace uso de la comunicación y de todas las formas de ésta, de su voz, de su mirada, de sus gestos, del movimiento de las manos, etc.  Hará un buen uso de éstos recursos si ha desarrollado Sus Habilidades Sociales de un modo adecuado, de lo contrario su voz no será audible o temblará, o se cortará.  Sus palabras saldrán de su boca y no lo harán ni en el tono, ni con el énfasis, ni podrá adecuarlas al significado que le quiere dar a esa comunicación, y que responden a sus pensamientos, será una comunicación verbal ineficaz.  Sus gestos serán temerosos, huidizos, sin la necesaria acentuación que signifique seguridad, certeza, que muestren que sabe de qué habla y que está expresándolo con convencimiento.  Su mirada no tendrá como visión a su o sus interlocutores, ni mirará a la cara, sino que huirá de ese encuentro, porque hasta el sostener la mirada le significa un esfuerzo que en muchos casos o situaciones será totalmente imposible de sostener.

Por lo anterior es sencillo darse cuenta que si la persona padece de depresión, si la depresión ha tomado su vida, su salud, su bienestar, demás está decir que si a ésta enfermedad le debemos sumar el inconveniente que no dispone del recurso de las Habilidades Sociales adecuadamente desarrolladas;  cada interacción, cada contacto o encuentro relacional  (comunicación. encuentro social) le significará un sufrimiento aún mayor que el que la propia depresión le produce.

Deficiencia o Falta de Habilidades Sociales:

PREVENCIÓN
Como dije previamente en un artículo anterior, son muchos los factores que inciden en que el niño no desarrolle las necesarias habilidades sociales, pero siempre es en el momento de la infancia en que éste déficit se produce.  Uno de los elementos a considerar como positivos es hacer prevención de que ésta falta pase formar parte del a personalidad del niño una vez adulto, y la forma de prevenir es tomar en cuenta que cuando se detecta en el niño que éste no se desenvuelve del modo esperado con sus pares, cuando se aísla, cuando es un niño temeroso de lo social, cuando está demasiado ensimismado, cuando prefiere jugar sólo, o sola a estar con amigos, es un factor a tener en cuenta, y con la ayuda profesional o no, utilizar recursos motivadores de cambio, estimuladores de la sociabilidad de ese niño, de esa niña, y de ese modo revertir lo que le lleva a no desarrollarse socialmente y que cuando adulto, pero aún en la niñez y en la adolescencia también, se hace sufrir, porque no es un sujeto que esté feliz con ese modo de ser, sino que lo vivencia como recurso luego de no poder enfrentarse a toda circunstancia para la cual no se siente apto, apta.

Siempre ese niño sufre, es algo que todo padre, y  educador deben tener en cuenta, para producir mediante técnicas de estimulación, de sociabilización, de readecuación, de reeducación, logren vencer esa temprana ineficiencia en lo social.

¿Cómo se materializa la ayuda del profesional?
Durante el  proceso terapéutico la persona “aprende” a relacionarse dentro de ese espacio psicoterapéutico, se “entrena” en el uso de las habilidades sociales y cuando en la vida real se encuentra en situaciones de interrelación con otros, puede hacer uso de las mismas  sin dificultad, porque “aprendió” a vencer aquellas inhibiciones, conflictos, temores, dificultades, fallas, en el manejo de las mismas que se formaron parte de su modo de relacionarse, y que una vez reaprendido el modo sano y fluido comunicacional, no le significa dificultad como antes.

Tal vez estás pensando que QUÉ ES LO QUE OCURRE DENTRO DEL PROCESO TERAPÉUTICO QUE EL CONTENIDO DE LOS CDs. DE AUTOHIPNOSIS, SI ÉSTE ESTÁ GRABADO? Ocurre que cada ejercicio que forma parte del contenido del CD, tiene la puesta en práctica precisamente de las herramientas conductuales y cognitivas que significarán para la persona el cambio, porque habrá podido lograr para sí las habilidades sociales, de un modo sencillo y simple, porque el manejo de la hipnosis y sus herramientas terapéuticas lo permiten y sin esfuerzo se instala en su subconsciente como aprendizaje positivo, y hábil para sí.

Que pasa cuando la persona padece de Depresión y Carece de Habilidades Sociales?
Para ésta persona le será necesario tratarse de su depresión y aprender las habilidades sociales, ambos pueden encararse a la vez, y va modificando la sintomatología depresiva, como así también aprendiendo nuevas y eficientes maneras de conducirse en lo social, que de por sí le significarán un aumento de su autoestima, y una disminución de la sintomatología, porque la persona se exigirá menos de sí, ya que será lo social, todo lo estresor que previamente era para sí.

Depresión, Deficiencia en el uso de las Habilidades Sociales y El Riesgo Suicida
Quien padece de depresión, siente un peso muy grande por su vida en sí.
Cada situación o circunstancia le significa un gran esfuerzo.

Si a éstos síntomas le debemos sumar la ineficiencia en el uso de las Habilidades Sociales, tenemos aquí la suma de un sinnúmero de “motivos” que sentirá como válidos y justificarán sus ideaciones suicidas, y en el momento del paso al acto suicida.

No necesariamente la ideación tenga como resultado el intento suicida, pero yo he aprendido desde mi experiencia clínica. Institucional, que toda persona que tiene ideas de suicidio, es una persona que está en “riesgo” “riesgo de cometer suicidio”  es un “que tiene la posibilidad de ir al acto suicida, de “actuar su ideación” porque siente que ya “nada tiene sentido” y en esa sensación, en la que se comprometen sus pensamientos, su lógica, su “mirada” negativa y catastrófica de la vida por lo que se debe tomar a toda frase, amenazas, rumiasiones: es decir toda manifestación de la cual se desprenda ésta “intencionalidad”, a veces puede ser su estado de ánimo, su semblante, su falta de actividad, etc., etc., ideas, manifestaciones  y mucho más la intención(plan) de llevarlo a cabo, como un elementos sumamente significativo y actuar de modo que esa acción de la familia, del profesional, en fin de cualquier persona que por una razón u otra esté en interrelación con ésta persona, y tomar en cuenta que es básica y fundamentalmente una persona que sufre, que éste sufrir es para ella la mayor de las penas, y que la “única salida” es la MUERTE.,

Que en muchos casos significa la acción del profesional con la toma de la decisión de internación, hasta que ésta le permita disminuir su sufrimiento, su angustia, su ansiedad, y pensar con claridad, tomando otra visión de la situación particular que vive.
En éste caso será necesario la asistencia institucional que significa tanto el tratamiento psiquiátrico (psicofármacos)y también la psicoterapia QUE será en la inmediatez y hasta que pase la crisis de apoyo, para una vez disminuido la misma por efectos del tratamiento y la internación, pueda seguir con la psicoterapia para continuar la modificación intrapsíquica que es la que le permitirá disminuir los síntomas depresivos y lograr vencer la depresión en muchos de los casos, logrando vivir una vida normal.

Entonces continuando con el título que nos decía de qué manera se conectan o se relacionan la falta de posibilidad de hacer uso de las adecuadas habilidades sociales y la depresión, siempre para quien tiene un poco o ineficiente desarrollo de éstas, cada una de ellas le significará una presión, un displacer, una dificultad y cada encuentro o interrelación con las demás personas será un sufrimiento, le costará, le será difícil la comunicación, inclusive dentro del seno de su familia.

A veces las dificultades ya las tiene con sus padres, o con sus hermanos, y saliendo de su familia también con los demás seres o personas con los cuales debe por alguna u otra razón relacionarse, por eso es que buscará evitar toda actuación social que pueda, y quedará relegado en su vida a comunicarse solamente con quienes le es obligatorio hacerlo, aún así le costará mucho esfuerzo, y lo hará del modo justo, significativamente deficiente y en muchas ocasiones su esfuerzo será con mucha dificultad también para el otro de entender o lograr que la comunicación sea asertiva.

En quienes además sufren de depresión, el esfuerzo es mucho mayor, y cada situación le llevará a sentirse “más mal”, más deprimido, más triste, más frustrado, y ante ello por cierto que los síntomas  negativos de la depresión, se aumentarán más aún, porque su sufrimiento será mayor ante tanta magnitud de la tensión que le provocan toca comunicación que siente no es eficiente, y ante la cual huye cuando puede y esto le provoca sufrimiento, pena, frustración, pero también el enfrentarse cuando es inevitable le provoca pena.

Claro que sí están interrelacionados las faltas de habilidades sociales en quien sufre de depresión y la sintomatología, porque aquí la frustración y el sufrimiento consecuente le produce el aumento de su negatividad, de su tristeza, de su pena, de sus deseos suicidas si los tiene, y a los cuales siente como la única posibilidad de salir de esa situación que le parece imposible de superar.

No significa que la falta de habilidades sociales o la ineficiencia de éstas le provoque la depresión, pero sí es un factor importante en quien ya padece de depresión el carecer de eficiencia a la hora de ser asertivo, asertiva, y el notar que para los demás éstas situaciones son vividas de forma natural y simple, mientras que para quien no las posee desarrolladas en forma eficiente, son éstas situaciones que vivencia de manera frustrante significativamente imposibles o casi de sobrellevar.

La orientación es siempre el tratamiento psicológico.  En éste con la metodología terapéutica adecuada la persona “aprende” a comunicarse de un modo adecuado, se entrena dentro del proceso terapéutico y logra al adquirir ese aprendizaje desarrollar en forma eficiente las habilidades sociales.

Lic. Cristina Heinzmann.
Psicóloga – Hipnoterapeuta.
Centro Psicológico Compartir.
Creadora del MétodoHeinzmann de Hipnosis.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.

Scroll to top
aluscreativos.com.ar